Categorizados | Balonmano

VESTAS BM ALARCOS CIUDAD REAL 26 – FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA 24

Publicado el 2 de febrero de 2019

Los torrelaveguenses encajan en el Quijote Arena su primera derrota del 2019

 

Fotos: Vestas BM Alarcos Ciudad Real.

 

VESTAS BM ALARCOS CIUDAD REAL: Roberto Rodríguez, Francisco Revuelta; César Beret (3), Juan Antonio Sario (4), Victoriano Gómez (3), Juan Manuel Lumbreras (2), Gonzalo Almansa, Manuel Díaz (1), Martín Molina (1), Juan José Serrano (1), Francisco Vidal, José Javier Candelera, Brian Negrete (4), James Lewis Parker (6), Ángel Pérez (3) y Josh da Silva.

FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA: Murillo Araujo, Marco Krimer; Edu Fernández (1), Antón Setién (2), Pepe Oliver (2), Jorge Prieto (1), Genio González, Duarte Batán (2), Borja Lombilla (1), Isidoro Martínez (2), Sergio Rodríguez (4), Alejandro González Racero (1), José Carlos Hernández (7), Dani Hernández y Nico Colunga (1).

 

Parciales:

2 – 3, 4 – 5, 5 – 7, 7 – 9, 10 – 12, 13 – 13 descanso.

16 – 15, 18 – 17, 20 – 17, 23 – 20, 24 – 22, 26 – 24 final.

Árbitros: Alberto García y Fernando Joaquín Fernández (CA Andalucía).

 

Juan Herrería | El Ford Alisauto BM Torrelavega encajó la primera derrota de 2019 en su visita a la cancha del Vestas BM Alarcos Ciudad Real. Tras una primera parte en la que los cántabros mandaron sobre su adversario, un parcial de 6 -1 en el inicio del segundo acto sentó las bases de la victoria manchega.

El partido se presentaba como una batalla entre dos aspirantes a terminar en la zona alta y el balonmano puesto sobre la cancha por parte de ambos conjuntos no defraudó a las expectativas. En la jugada inicial, un dos por dos entre Sergio Rodríguez y Pepe Oliver dejaba claro que el BM Torrelavega no había ido de paseo hasta Ciudad Real. Los de Mozas arrancaron muy serios y no tardaron en abrir una pequeña brecha en el tanteador.

Una cabalgada de Nico Colunga unida a dos tantos José Carlos Hernández significaban el 2-5. El asturiano lideraba la ofensiva de un equipo que mostraba un nivel muy alto en las dos partes de la cancha. Sin embargo, una buena circulación ofensiva de los locales junto a un contragolpe tras pérdida de los cántabros comprimía de nuevo el electrónico.

El partido era un pulso constante en el que cada contendiente trataba de mostrar sus mejores armas. Durante el primer acto, la defensa naranja, con Marco Krimer al nivel de las últimas semanas, ofrecía pocas fisuras y provocaba opciones claras para que los cántabros pudieran salir a la contra. Un tanto de Lombilla establecía el 4-7 y obligaba a Javi Márquez a solicitar el primer tiempo muerto del choque.

Martín Molina salió al rescate de los suyos, pero la defensa visitante era un tormento para el ataque local. Más aún, cuando un Krimer espectacular detuvo un penalti a César Beret. Los de Mozas se movían con una renta que oscilaba entre los dos y los tres goles. Pasando el cuarto de hora, dos chispazos de Beret comprimían un partido muy parejo. De la mano de una afición entregada, el BM Alarcos aprovechó a la perfección un par de errores del BM Torrelavega para ponerse a un solo tanto de los cántabros.

Tras el tiempo muerto de Mozas, el choque discurrió igualado hasta el descanso. La defensa 5-1 abierta de los manchegos estaba causando estragos en la ofensiva visitante. Cuando peor lo estaban pasando los cántabros, Antón Setién rescató a los suyos con un gol de personalidad El tramo final del primer acto fue un intercambio de goles en el que, a pesar de que Krimer estuvo imperial, la aparición de Sario provocó que ambas escuadras se marcharan empatadas al vestuario.

El segundo acto comenzó con el BM Torrelavega defendiendo 5-1. Nico Colunga hacía las tareas de avanzado con un Krimer ejerciendo de comandante en plaza. A los tres minutos, la exclusión de Pepe Oliver, primera del encuentro, supuso un desafío ante el que los de Mozas respondieron de maravilla. Dani Hernández forzó un penalti que transformó su hermano y, en la acción siguiente, Isi Martínez provocó la exclusión de Lumbreras. Esa superioridad se saldó con la igualada a 16 por parte de un José Carlos Hernández muy seguro desde los siete metros.

La irrupción de Martínez en el juego provocaba constantes infracciones en los locales. El joven central leonés forzó una doble exclusión que los de Mozas no supieron rentabilizar en forma de goles. Con la igualdad restablecida, la defensa de Ciudad Real dio un paso al frente y ahogó por instantes la ofensiva naranja. La situación se tornó peligrosa cuando Ramiro Merino estrelló un contragolpe en el larguero y Ángel Pérez firmó el 19-17.

El tiempo muerto de Mozas devolvió a los suyos al 6-0, pero no pudo evitar un golazo de Parker desde nueve metros. Con tres tantos de desventaja, los árbitros excluyeron a Candelera por simular una falta en ataque. Sin embargo, la intensidad local les llevó a recuperar la bola y a ampliar la renta gracias a un penalti transformado por Pérez. Isi Martínez fue el encargado de romper un parcial de 4-0 con una penetración marca de la casa. Sin embargo, el BM Torrelavega necesitaba apretar atrás para recuperar sus opciones de pelear por el partido. La exclusión de Dani Hernández no ayudó en esta tarea. BM Alarcos era una ciclón y los torrelaveguenses no encontraban forma de hacer mella en una defensa cada vez más intensa.

Con 23-18, Mozas solicitó un nuevo tiempo muerto. Los cántabros necesitaban recuperar su caudal ofensivo y fue José Carlos Hernández el encargado de mostrar el camino a sus compañeros. Dos dianas rapidísimas del extremo recortaban distancias y devolvían la esperanza a los naranjas. Tras una parada de Araújo, Isi Martínez filtró un pase perfecto para que Pepe Oliver batiera a Revuelta y forzase el tiempo muerto de los manchegos.

El partido entró en sus diez últimos minutos con 23-21 en el marcador y el BM Torrelavega lanzado a por un adversario herido. La conexión Martínez-Oliver funcionó de nuevo para poner a los naranjas a un solo tanto. Parker rompió la excelente dinámica de los cántabros con un zambombazo imprevisible. Con los locales dos por delante, los nuestros erraron dos ataques consecutivos y BM Alarcos recuperó tres tantos de ventaja.

El partido se esfumaba, pero una defensa mixta sobre Beret colapsó a los locales. Edu Fernández primero y Tate Batán después metían el agua en casa del Vestas BM Alarcos Ciudad Real y abocaban el choque a un final de infarto. Con 25-24, a los de Mozas les hacía falta recuperar otra balón para poder empatar. Sin embargo, tras el tiempo muerto de Márquez, Lewis Parker desbordó ligeramente a Pepe Oliver y consiguió el hueco perfecto para batir a Murillo. De este modo, el Ford Alisauto BM Torrelavega encajó la primera derrota de 2019 en un partido jugado de poder a poder.

1 Comentarios en esta noticia

  1. La razón Says:

    Otra vez.6-1 de parcial y derrota. Por qué? Hay jugadores
    muy irregulares y claves en las derrotas.Así de sencillo. Malos porcentajes,prácticamente inexistentes en el uno contra uno,penetraciones,pérdidas, pasos, y fijar para ganar la superioridad? y que los extremos salten en carrera,y sobre todo calidad técnica para hacer ganar al equipo.Es casi imposible ganar fuera así.

Contestar