Un racinguista en la primera Selección Española

Publicado el 2 de noviembre de 2010

Historias para 2013

Por Raúl Gómez Samperio (*).

Raúl Samperio [1600x1200]En los libros sobre la historia deportiva que hacen referencia a la creación de la Selección Nacional de fútbol en 1920, siempre se ha mantenido que Francisco Pagaza (Santurce 1894-Madrid 1974), uno de los once titulares que formaron la primera alineación del equipo nacional, era jugador del Arenas de Guecho. Pero es un error que se ha consolidado con los años, ya que Paquiro Pagaza era jugador del Racing cuando acudió a Amberes a disputar los Juegos Olímpicos, y por lo tanto, el conjunto cántabro, además de ser uno de los fundadores de la Primera División, también debe añadir a sus modestos, pero señoriales méritos, el haber aportado a uno de sus jugadores entre los once históricos que formaron el primer equipo de España, tal y como hicieron el Athletic de Bilbao, que contribuyó con Belauste, Pichichi y Acedo; el Barcelona, que lo hizo con Zamora, Samitier y Sesúmaga; el Real Unión de Irún, con Eguizábal y Patricio; la Real Sociedad, con Arrate; el Celta de Vigo, con Otero, y ya digo, también el Racing con Pagaza, que en la fotografía del equipo nacional es el único que aparece sentado antes del encuentro contra Bélgica.

Amberes

Los argumentos para considerar a Pagaza como jugador del Racing en los Juegos Olímpicos comienzan cuando observamos que Pagaza, siendo jugador del Arenas, finalizó la temporada oficial en febrero de 1920. Futbolísticamente formado en el Colegio de Orduña e Inglaterra, lugares donde estudió, además de haberlo hecho en Santander, era jugador del Arenas desde 1912 y había conseguido con este club el Campeonato de España en 1919. En la temporada 1919/20 los areneros habían disputado el Campeonato de la Federación Norte en su máxima categoría, batiéndose contra el Racing. Pero a partir del mes de febrero, cuando el torneo finalizó, los destinos futbolísticos de Pagaza se orientaron a Cantabria, porque hasta el inicio de los Juegos que se celebraron en el mes de agosto, Pagaza, con excelentes relaciones en el ambiente futbolístico montañés, comenzó a jugar de forma continuada en el Racing. Así, entre marzo y junio, pude comprobar en mis visitas a la hemeroteca, que el jugador vizcaíno se alineó al menos en los partidos que el Racing disputó en los Campos de Sport contra el Sporting de Gijón, UD Racing de Gijón, Universidad de Deusto, Real Stadium de Oviedo, Real Sociedad, Sabadell, Stadium de Madrid, Hispania de Gijón y Europa de Barcelona.

PagazaSi las dudas sobre la vinculación racinguista de Pagaza durante los Juegos Olímpicos aún persisten, no obstante sus continuadas alineaciones en el equipo cántabro los meses antes de la celebración olímpica, recogemos el testimonio de otra gran figura racinguista, Mr. Pentland, que en 1934 publicó en la prensa deportiva madrileña una serie titulada “Quince años de fútbol en España. Los hechos y las figuras del fútbol español juzgados por F. B. Pentland”. En estas reseñas futbolísticas, Mr. Pentland, que participó en los Juegos Olímpicos de 1920 como ‘manager’ de la selección francesa, narra cómo llegó a nuestro país gracias a la oferta que el propio Pagaza le hizo en Amberes: “Fue Pagaza, en realidad, el que me trajo a España. Él jugaba entonces en el Racing de Santander, y me preguntó un día si me sería fácil encontrar un entrenador para su club. Era yo entonces ‘manager’ de un club de Alsacia, el AS de Strasburgo, y se me ocurrió preguntarle a Pagaza si podría esperar su club a que yo terminase mi contrato con el club alsaciano. Nos pusimos de acuerdo sin dificultades, y quedó fijada mi incorporación al Racing de Santander para marzo de 1921…”

El testimonio de Mr. Pentland deja claro a qué equipo pertenecía Pagaza durante los Juegos Olímpicos de Amberes. Pero ¿por qué entonces tal confusión? ¿Qué fue lo que oscureció aquel dato evidente que ha pasado inadvertido incluso para los periodistas e historiadores locales? Hay que tener en cuenta que en la prensa de la época no se acostumbraba, como ahora, a tratar los fichajes o incorporaciones y que las gestiones se hacían con mucha discreción, a veces, enturbiada por el profesionalismo marrón o falso ‘amateurismo’ que se practicaba, ya que aún no estaba permitido el profesionalismo.

Pentland Racing 1922

Pagaza jugó en el Racing entre 1920 y 1923, etapa a la que pertenece la fotografía del Racing con Mr. Pentland, a la izquierda, como entrenador, y en donde Pagaza está situado a la derecha del portero, Luis Álvarez. En estas tres temporadas como racinguista, el que sería primer internacional que ha tenido el club cántabro, consiguió el subcampeonato de la Federación Norte de la máxima categoría (1922) y en la temporada 1923/24 fichó por la Gimnástica de Torrelavega, regresando al Racing en la temporada siguiente (1924/26). También jugó en el Athletic de Madrid y en el Racing de Madrid, y fue entrenador del Racing santanderino en las temporadas 1929/30, 1932-33, 1941/42 y 1942/43.

Otros artículos publicados en “Historias para 2013”:

–         Los pejinos del Racing I

–         Los pejinos del Racing II

5 Comentarios en esta noticia

  1. Misu Says:

    Felicidades por ese reportaje tan perfecto y espero leer muchos mas. Esto hay que plasmarlo ya en libros.

  2. benju Says:

    que fotos más guapas. como el articulo. me parece que aquel futbol debia ser mas sincero. sin tantos intereses.

  3. Antonio.F.M. Says:

    Buen artículo.

    De estos jugadores legendarios tenemos poca información.

    En internet, recomiendo entrar en la wikipedia. Hay información de Francisco Pagazaurtundua González-Murrieta, más conocido como Francisco Pagaza. Poco, pero por lo menos hay algo.

  4. Cricket Says:

    Fantástico articulo!!!!! Ojalá sigais poniendo más de estos 😉

  5. linesman Says:

    La página de wikipedia falla cuando dice las temporadas y clubes donde jugó.
    Muy buen artículo. Felicidades.

Contestar