Categorizados | 3ª División, Destacados, Fútbol

SD LOGROÑÉS 3 – GIMNÁSTICA 1

Publicado el 7 de enero de 2016

La Gimnástica mereció más en Las Gaunas, pero la falta de definición y dos errores en los primeros goles complican el pase a cuartos de la Copa RFEF.

SD LOGROÑÉS: Pinillos, Diego Jiménez, Laencina, Ledo, Nano, Alberto, Tamayo (Domínguez, 54), San Martín, Vila (Samuel, 71), Candelas (Loza, 63) y Dani Suárez.

RS GIMNÁSTICA: Kevin, Borja Camus, Mario, Chapi, Fonso, Siro, Cano, Fer, Del Prado (Primo, 46), Jony (Víctor, 80) y Dorronsoro (Fermín, 71).

Partido correspondiente a la ida de octavos de final de la Copa RFEF, disputado en el campo municipal de Las Gaunas, en Logroño, ante unos 550 espectadores, con presencia de aficionados gimnásticos.

Dirigió el encuentro el colegiado riojano Oscar Marín Álvarez. Mostró tarjetas amarillas a Alberto, Laencina y Dani Suárez, por parte local, y ninguna por parte visitante.

GOLES:

1-0, min.40: Nano

2-0, min.73: Dani Suárez

3-0, min.88: Dani Suárez

3-1, min.92: Borja Camus

La Gimnástica regresó de Las Gaunas con una derrota por 3-1 ante la SD Logroñés, que pone cuesta arriba la eliminatoria de octavos de final de la Copa RFEF. La Gimnástica ofreció buen juego, llegadas, ocasiones, pero su falta de definición y dos errores en los dos primeros goles, le condenaron a un mal resultado para la vuelta, que pudo ser peor sin la aportación de Borja Camus al marcador en los minutos de descuento.

Salió a controlar el partido la SD Logroñés, intentando llegar arriba con balones en largo, pero el primer aviso, a los cinco minutos, lo dio la Gimnástica con un pase atrás de Camus al que Jony no llegó por poco, volviendo Jony a poner en apuros a Pinillos al cuarto de hora de partido, atrapando el guardameta el remate. El dominio era ligeramente favorable a los torrelaveguenses, cometiendo muchas imprecisiones los locales. Mediado el periodo, Diego Jiménez daba un pase atrás, metiendo Chapi la pierna antes de que llegara a Vila y su despeje se fue envenenando para salir finalmente a saque de esquina por encima de la portería. El partido se había equilibrado con el paso de los minutos y los riojanos llegaban arriba con más asiduidad. En el 36′, un disparo de Fonso desde fuera del área se fue envenenando tras tocar en Ledo, marchándose a córner tras salir cerca del palo. En los últimos minutos de una buena primera mitad por parte de la Gimnástica llegó el jarro de agua fría, cuando en el minuto 40 Nano se anticipaba a la defensa blanquiazul y remataba de cabeza una falta desde tres cuartos de campo que se colaba por la escuadra, en un gol de bella factura.

Raúl Pérez dio entrada a Primo por Chus Del Prado buscando más presencia cerca de portería rival y salió bien la Gimnástica a la segunda parte, creando jugadas de ataque y metiendo atrás a los riojanos, con dos acciones de peligro finalizadas por Fonso y Primo, sin éxito. Un remate de Siro se iba rozando el palo en el 60′. Poco después un lanzamiento de Candelas se iba fuera por poco en una de las pocas acciones de ataque local hasta el momento, junto a un remate de Vila, siendo mucho mejor la Gimnástica, mereciendo el empate. La entrada al campo de Sergio Domínguez en el centro del campo le fue dando empaque al juego local, Cuando mejor estaban jugando los cántabros, Domínguez, con una buena jugada a la contra tras una pérdida de balón blanquiazul, la cedía a Dani Suárez para hacer el segundo, subiendo un injusto resultado al marcador por el juego ofrecido por ambos equipos. Intentaba rehacerse el cuadro torrelaveguense y Fonso lo intentaba, disparando alto. La lucha era constante, remates de Fer y Domínguez, con la intención de sentenciar los locales y de acortar diferencias los visitantes, cayendo la balanza a favor de los riojanos en el minuto 88 al marcar el tercero por medio de Dani Suárez.

Ya en tiempo de descuento, Borja Camus se encargaba de darle vida a la eliminatoria con un gol de falta directa. Buen juego, siendo superior la Gimnástica prácticamente todo el partido, con llegadas y ocasiones, pero que no se pudieron materializar, lo que sumado a los errores en los dos primeros goles, dejan un amargo sabor de boca para el cuadro cántabro, pero con la esperanza para la vuelta que se encargó de reavivar Borja Camus.

Contestar