Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

RECOLETAS ATL. VALLADOLID 28 – DS BLENDIO SINFÍN 25

Publicado el 9 de marzo de 2019

Una mala segunda mitad del primer periodo lastró las opciones cántabras en Valladolid.

 

RECOLETAS ATL. VALLADOLID, 28: Calle (p), Pérez (p), D. Camino (1), López, González (1), Turrado, Pérez (4), Fernández (5), Río (1), Serdio (6), A. Martínez (2), M. Martínez, Roberto (1), Mouriño, García(4), Rodríguez (3).

DS BLENDIO SINFÍN, 25: Villamarín (p), Samuel (p), Salvarrey (p), Diego, Valverde, Nikolai, Pla (4), Torriko (5), Postigo (2), Lastra (1), Solá, Basualdo, Silva (1), Lon (2), Valles (8), Iglesias (2).

 

Parciales:

2-4, 5-5, 6-6, 10-8, 13-10, 16-12 (descanso).

18-13, 20-15, 22-18, 24-19, 26-22, 28-25 (final).

Árbitros: Pascual Sánchez y Luque Cabrejas. Excluyeron a Diego, Valverde y Solá por el DS Blendio Sinfín, y a Turrado, García, M. Martínez y Pérez por el Recoletas Atl. Valladolid.

Incidencias: Partido de la vigesimoprimera jornada de la Liga ASOBAL, celebrado en el Polideportivo Huerta del Rey ante unos 2.216 espectadores.

 

Foto: Enrique López/Recoletas Atl. Valladolid.

 

El DS Blendio Sinfín cayó en tierras vallisoletanas (28-25), víctima de un Recoletas Atl. Valladolid que se vengó en su cancha de la derrota cosechada en La Albericia en la primera vuelta. Los santanderinos fueron a rachas, pero les lastró una mala segunda mitad del primer periodo en la que los de Pisonero empezaron a tomar una cómoda distancia antes del descanso.

A pesar de ello, el arranque tuvo color cántabro, pues los de Reñones entraron en partido con las cosas más claras que los vallisoletanos. Valles y Torriko comandaron el ataque y tomaron una ligera ventaja de hasta dos tantos, que apenas diez minutos más tarde Manu García se encargó de neutralizar. Como era de esperar, por lo visto en anteriores encuentros y por las características de ambos equipos, guerreros y con una elevada intensidad defensiva, reinó la igualdad en Huerta del Rey y se sucedieron las alternancias mínimas en el marcador.

Duró hasta que los de casa aprovecharon varias imprecisiones de los visitantes para campar a sus anchas. Los del Sinfín, en cambio, se atascaron ante la portería de César Pérez y no fue hasta pasados seis minutos cuando consiguieron romper la sequía, acudiendo a Lon en el pivote como medio para no quedarse estancados ante la defensa pucelana.

Aun así, los gladiadores azules ya estaban inmersos en una buena dinámica de juego que les llevó a poner tierra de por medio antes de llegar al descanso. De nuevo fueron Valles y Torriko quienes se encargaron de las tareas anotadoras, pero la exclusión de Valverde en los instantes finales de la primera parte hicieron que el Atl. Valladolid se retirase a vestuarios con un cómodo 16-12 a su favor.

La situación ofensiva no mejoró en la reanudación y con el mismo atasco de la primera mitad, los del Sinfín pagaron sus errores con más dominio local. Pero cuando peor se pusieron las cosas para los hombres de negro -con siete tantos en contra-, resurgieron de sus cenizas y les devolvieron el parcial de 0-4 con Valles, Lastra y Pla como artífices y con varias paradas de Salvarrey de por medio, una de ellas un penalti a uno de los máximos realizadores de la escuadra azul, Adrián Fernández.

Al ver acercarse a su rival, Pisonero no quiso dar oportunidad alguna, por lo que pidió un tiempo muerto para evitar que la mejoría de los santanderinos causase más peligro. El intento quedó en eso, ya que el fly ejecutado por Rodríguez terminó en las manos de un Salvarrey que estuvo rápido en la asistencia al contraataque para que Pla redujese aún más la desventaja del Sinfín. El santanderino fue quien más atinado estuvo ante Pérez y también al repartir balones a sus compañeros, quienes, sin embargo, no encontraron hueco en la meta defendida por Carlos Calle nada más superarse el ecuador del segundo periodo.

Al Sinfín le costó encontrar soluciones efectivas de lanzamiento y tuvo que recurrir a Valles una vez más para llegar al final del encuentro con opciones. Desafortunadamente, Calle aniquiló toda esperanza santanderina, con varias paradas de mérito y de forma consecutiva que impidieron a los de Reñones culminar la remontada. El tiempo apremiaba y el técnico visitante optó por una defensa individual para intentar cortar la circulación de balón vallisoletana y reducir la diferencia dando un nuevo ritmo más alto al juego. Iglesias y Torriko cumplieron con la velocidad impuesta y Salvarrey también frustró otro par de tiros, pero dos nuevos encontronazos con el guardameta local impidieron culminar la gesta.

Contestar