Categorizados | Balonmano

MMT SEGUROS ZAMORA 27 – BM TORRELAVEGA 26

Publicado el 12 de noviembre de 2016

Los torrelaveguenses caen en Zamora de penalti a cuatro segundos del final.

El Balonmano Torrelavega sucumbió ante el MMT Seguros Zamora de la manera más cruel posible. Después de remontar dos goles en los últimos dos minutos, el equipo de Soto encajó el gol de la derrota desde los siete metros. Un desenlace que tiró por tierra el excelente trabajo realizado por los torrelaveguenses en una cancha tremendamente difícil.

El BM Torrelavega era consciente de que si quería tener opciones de puntuar debía mantener la intensidad durante todo el choque. Más aún, en una cancha tan complicada como el pabellón Ángel Nieto. Así las cosas, los naranjas fueron respondiendo con sobriedad a cada una de las dentelladas que lanzaba el MMT Seguros Zamora. José Carlos Hernández, Edu Fernández y un descarado Nico Colunga dieron réplica a los dos primeros goles anotados por Octavio Magadan. De hecho, los cántabros se pusieron por delante, 2-3, y mandaron el primer aviso a los pupilos de García Valiente. Si querían vencer, iban a tener que trabajar de lo lindo.

Ese mensaje parecía no afectarle a Octavio Magadan. El lateral zamorano veía la portería como un arco iris. De sus goles vivía el MMT Seguros Zamora. No en vano, firmó los cinco primeros tantos del conjunto local. Pero el empuje de su jugador franquicia no era suficiente para minar la resistencia de un BM Torrelavega muy serio. Fue cuando aparecieron el resto de actores cuando el partido amenazó con quebrarse. El recién llegado Cangiani y el primer zarpazo de Jorge Martín noquearon parcialmente a los torrelaveguenses.

Soto detuvo el choque con 7-5 en el electrónico, reordenó las ideas de los suyos y el BM Torrelavega volvió a carburar. Tanto que el choque discurrió de manera pareja hasta que alcanzó su ecuador. Ni los locales abrían brecha ni los cántabros daban su brazo a torcer. Dos dianas de Carlos Pérez igualaban a nueve y así, alternando aciertos, se llegó al intermedio con todo por decidir.

El paso por el vestuarios confirmó que el BM Torrelavega no había viajado hasta Zamora a hacer turismo. Pepe Oliver, Sergio Crespo y Vicente Benito mantenían a flote a los suyos ante un rival que comenzaba a verle las orejas al lobo. La dinámica de intercambio de goles se mantuvo hasta que Maxi Cancio irrumpió en la faceta ofensiva. El hispano uruguayo supo interpretar la exclusión de Alberto Mouriño para descerrajar tres zambombazos que hicieron temblar los cimientos del pabellón zamorano. La preocupación local se multiplicó hasta límites insospechados cuando Vicente Benito marcó el 21-22 y García Valiente se veía obligado a parar el encuentro. Quedaban 10 minutos y los torrelaveguenses estaban en una posición inmejorable para lograr sumar algún punto en una salida híper complicada.

El regreso de los dos conjuntos al parqué trajo la igualada de la mano de Guillermo García y un nuevo escenario para ver quién se hacía con el partido. Con empate a 23, José Carlos Hernández fue excluido y los zamoranos aprovecharon su superioridad para asestar un golpe casi mortal a su adversario. Parcial de 2-0 que les acercaba notablemente a la victoria. Sin embargo, el BM Torrelavega no había dicho su última palabra.

Tras un tiempo muerto y con dos minutos para intentar la épica, los cántabros resucitaron para igualar la contienda. Carlos Pérez y Edu Fernández fueron los brazos ejecutores del milagro. Empate a 26 cuando quedaban 45 segundos para concluir el partido.

Había tiempo para una sola jugada. Un solo ataque que iba a decidir si la constancia y la intensidad del BM Torrelavega tenía premio o no. García Valiente dibujó una jugada que la zaga visitante parecía haber neutralizado. Sin embargo, cuando la acción parecía abocada a morir sin dar frutos, los colegiados señalaron un penalti llamado a decidir el partido. Jorge Martín contra Luis de Vega. Ahí estaba el signo del choque y, lamentablemente, “Jortos” no perdonó.

Así, el BM Torrelavega recibió el gol de la sentencia a cuatro segundos del final, sin margen de maniobra después de un partido épico ante un rival llamado a competir por el ascenso.

MMT SEGUROS ZAMORA: Leo Maciel (1), Luis Posado; Ignacio Ceballos, Marc Abalos (1), Fernando Ruiz, Ander Iriarte, Luis Cano (3), Octavio Magadan (10), Jorge Martin (4), Iñaki Gómez, Guillermo García (3), Carlos Prieto, Alberto Mouriño (1), Adrián Prieto (1) y Nico Cangiani (3).

BM TORRELAVEGA: Luis de Vega, Pablo San Emeterio; Carlos Pérez (3), Edu Fernández (4), Vicente Benito (4), Pepe Oliver (1), Sergio Crespo (1), Genio González, Maxi Cancio (3), Sergio Rodríguez, Ramiro Merino, Antón Setién (1), Marcos Dorado (3), José Carlos Fernández (5) y Nico Colunga (1).

Parciales:

2 – 1, 2 – 3, 4 – 4, 7 – 5, 9 – 8, 11 – 11 descanso.

13 – 12, 17 – 15, 20 – 18, 22 – 22, 23 – 23, 27 – 26 final.

Árbitros: Bernardino Fernández y Raúl Rodríguez (C.A. Madrid).

Contestar