Categorizados | Destacados, Voleibol

L’ILLA GRAU 1 – VÓLEY TEXTIL SANTANDERINA 3

Publicado el 24 de marzo de 2018

Victoria en Castellón para un gran final de temporada.

2018_0324_20502000-01

UBE L´ILLA GRAU: Alejandro Blasco, Abel Bernal, Sergi Reñé, Daniel Mata, Jefferson Rivera, Iván Fernández e Iñaki Bescós (líbero) – equipo inicial- Tomás Agost, Óscar Prades, Daniel Herrera y Agustín Giménez.

VÓLEY TEXTIL SANTANDERINA: Juan Escalona, Manu Crespo, Fran Calzón, Ángel Rodríguez, Jossimar Soares “Siba”, Valter da Cruz Neto y Chimo Bárcena (líbero) – José Osado (líbero) y Sergio Ramírez.

23-25 | 23-25 | 25-20 | 22-25

 

Árbitros: Richard Martínez Ferrer y José Luis Arrarte Mira.

Pabellón: Ciutat Esportiva de Castellón, con un centenar de espectadores.

2018_0324_20502600-01

Oscar Arcones | Una victoria 1-3 en la visita a Castellón para medirse al UBE L´Illa Grau ha significado el final de temporada para un Vóley Textil Santanderina que en el último mes ha ofrecido su mejor versión de juego y resultados.

El equipo de Cabezón de la Sal afrontaba este último compromiso con la firme intención de consolidar el octavo puesto y saltaron a la pista con garra y hambre de victoria, algo que se manifestó desde el inicio del choque en la capital castellonense. Esa concentración de los de José Ignacio Marcos se evidenció en el inicio de partido, consiguiendo distanciarse en el marcador ante un rival que supo aguantar el tirón y meterse en el partido firmando el empate a 15. De nuevo se marchó el Vóley Textil (15-18), pero reaccionó el equipo local hasta que el bloqueo y el orden defensivo de los cántabros se tradujo en el 20-23 y el definitivo 23-25 con que consiguieron apuntarse el primer parcial.

2018_0324_20424000-01

UBE L´Illa Grau saltó mejor en el segundo set, pero el Vóley Textil consiguió neutralizar esa renta inicial hasta establecer el empate a seis, consiguiendo prolongar esa dinámica positiva para hacerse con el dominio en el marcador durante buena parte de ese set. El equipo de Enric Bescós empató a 19 y el intercambio de golpes se mantuvo hasta el 21 iguales, cuando sobre la pista de la Ciutat Esportiva de Castellón volvió a salir a relucir el mejor momento del Vóley Textil Santanderina, que consiguió que el luminoso repitiera el 23-25 que significaba el 0-2 en el marcador global.

A tirones se desarrolló el tercer set, en el que L´Illa Grau consiguió ponerse por delante, pero los arreones visitantes se traducían en que del 8-4 o el 16-12 la ventaja se redujera al mínimo, como en el 16-15. En este momento surgió cierta desconfianza en el Vóley Textil para contrarrestar el ataque por el centro del equipo local, incapaz de dar respuesta como se había hecho en los dos parciales anteriores. Con marcador de 21-19 llegó el tiempo muerto de José Ignacio Marcos que ayudó al 21-20, pero fue un espejismo y UBE L´Illa Grau se apuntó el set para acortar distancias por 25-20 sin cometer un solo fallo en ese momento decisivo.

2018_0324_20553600-01

De nuevo mostró sus mejores cualidades el Vóley Textil Santanderina, con un trabajo global en el que sobresalió la figura de Chimo Bárcena, el líbero cabezonense que contribuyó a que del 7-6 para los locales se pasara al 7-10, realizando meritorias defensas que contagiaron a Manu Crespo y el resto del bloque. Decididos a cerrar el partido la ventaja oscilaba entre los dos y tres puntos para los cántabros, que vieron muy cerca a su rival en el 19-20, pero la determinación de que han hecho gala durante este tramo final de la temporada les ayudó a cerrar el set con 22-25 y sumar el último triunfo de un curso con final inmejorable.

El Vóley Textil Santanderina acaba séptimo a la espera del CV Melilla-FC Barcelona que no se pudo disputar por el temporal, pero más allá de ese resultado consigue completar una segunda vuelta de ensueño que obligará al entrenador José Ignacio Marcos a teñirse de azul, cumpliendo la apuesta con sus pupilos de hacerlo si conseguían completar la segunda vuelta entre los seis mejores equipos de la competición. Y su equipo, el Vóley Textil Santanderina, no solo ha asegurado su quinta temporada en la élite del voleibol nacional, sino que ha hecho que el azul textil sea el color con el que se identifica como nunca Cabezón de la Sal, que ejemplifica el sueño de Superliga del que se niegan a despertar.

En octubre la Superliga, con sus mejores equipos del Vóley español, volverá a esa pequeña villa cántabra convertida en la capital de este deporte en el norte de España y en la que se ha demostrado por cuarto año consecutivo que, con trabajo y esfuerzo, los objetivos se alcanzan y la ilusión se desborda. ¡A seguir disfrutando con todo el #orgulloTextil!

Fotos: Alejandra Pallarés/UBE L´Illa Grau.

 

Contestar