Categorizados | Balonmano, Destacados

LIBERBANK CANTABRIA SINFÍN 32 – FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA 25

Publicado el 15 de agosto de 2019

El equipo santanderino se hizo con la victoria en el primer derbi cántabro de la pretemporada.

 

Foto: Luis. A. Trapero.

 

El Liberbank Cantabria Sinfín se presentó ante sus aficionados con triunfo ante el Ford Alisauto BM Torrelavega, tras vencer por 32-25 y adjudicarse así el primero de los dos derbis cántabros que se disputarán esta pretemporada. Fue el estreno del proyecto del Sinfín ante la hinchada cántabra, como también fue la primera vez sobre la pista de La Albericia de Nicolás Zungri y de Mile Mijuskovic con la camiseta del Sinfín.

El Sinfín comenzó enchufado, dejando en jaque a la defensa naranja durante los primeros compases del partido. Pla y Zungri no tuvieron problemas por anotar, como tampoco los tuvo Barco, quien volvió a experimentar la sensación de marcar en La Albericia, en la que volvió a jugar vistiendo la elástica del Sinfín tras un año de ausencia.

Los pupilos de Reñones también rindieron al máximo en defensa y estuvo atento a cortar la circulación de balón torrelaveguense, cuando no se topaba con un Mijuskovic que se erigió como un muro en la meta local. Todo ello se tradujo en un marcador que ya reflejó una abultada diferencia de cinco tantos al minuto 10 (7-2).

Funcionó en esta ocasión lo que falló en la anterior. Los pases a Lon esta vez sí acabaron en manos del veterano pivote y este ejecutó con efectividad. Los extremos también mandaron balones al fondo de la red, como también lo hizo el canterano Leo Alonso al elevarse por encima del bloque naranja, imitando los misiles que lanzó Jorge Silva. La portería firmó buenos números, primero con en montenegrino y después con Sergio Rosa, otro de los jóvenes porteros que están probando con el equipo santanderino durante la pretemporada.

El único punto desde el que se sintieron cómodos los del BM Torrelavega fue desde los siete metros, pues la intensidad de la defensa del Sinfín les impidió moverse con comodidad sobre el parqué de La Albericia. Si bien es cierto, el contraataque también les resultó efectivo y a la carrera recortaron distancias al final de la primera mitad (15-11, 26′).

Sin dar un segundo de respiro al rival, el conjunto santanderino siguió apretando, corrió al contraataque y se mantuvo impenetrable para la ofensiva de los de Álex Mozas. Así llegaron sin apuros al descanso, con un contundente 19-12 a su favor y con un buen nivel de juego desplegado durante los primeros treinta minutos.

Más de lo mismo en la segunda mitad, con un arranque imparable de los de Reñones, quienes siguieron con la directa puesta hasta el final del encuentro. Dimitrievski encaró con decisión la portería y el resto de jugadores que no habían saltado a la pista en la primera parte, como Sergio Rubio o Torriko, lo hicieron tras la reanudación para seguir con los ensayos antes del comienzo liguero.

Sin embargo, un parcial de bloqueo ofensivo permitió que el BM Torrelavega cogiera confianza y aprovechase cada imprecisión local para correr al contraataque y reducir las diferencias. No fue a más, pues, a pesar de las grandes intervenciones de Rosa, el regreso a pista de Mijuskovic permitió poner fin a otros tantos intentos de los visitantes de continuar recortando terreno.

Pareció ser la cura que necesitaba el Sinfín, ya que los de casa tomaron de nuevo el control absoluto del partido y con otra fase de intensidad ofensiva como la vivida al inicio del segundo periodo, sentenciaron el encuentro. Zungri no perdió ocasión de robar balones con los que Barco y Lastra ejecutaron a la contra y entre carrera y carrera, los cántabros fueron agrandando el colchón de goles hasta llegar al 32-25 definitivo.

Crónica: BM Sinfín.

Contestar