Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

LIBERBANK CANTABIA SINFÍN 37 – QUABIT GUADALAJARA 28

Publicado el 21 de diciembre de 2019

El Sinfín despide el año clasificándose con comodidad para la cuarta ronda de la Copa del Rey.

 

LIBERBANK CANTABRIA SINFÍN (37): Mijuskovic (p), Marín (p), Diego, Barco (5), Torriko (5), Postigo (2), Lastra (2), Basualdo (4), Zungri, Silva (5), Lon (2), Valles (7), Iglesias, Dimitrievski (5).

QUABIT GUADALAJARA (28): Barkhordari (p), Hombrados (p), Santamaría (p), Petrov, Serradilla (2), Márquez (9), Montoya (1), Pereira (2), Sanz (3), Fuentes (2), Barricart, Moya (1), Gallardo (1), Romanillos (3), Bodí (1), García (3).

 

Parciales:

3-2, 4-3, 7-6, 11-6, 14-8, 17-12 (descanso).

19-15, 24-18, 28-22, 32-24, 35-25, 37-28 (final).

Árbitros: Hnos. Escudero Santiuste. Excluyeron a Dimitrievski y Basualdo por el Liberbank Cantabria Sinfín, y a García, Pereira y Gallardo por el Quabit Guadalajara.

Incidencias: Partido de la vuelta de la tercera eliminatoria de la Copa del Rey, celebrado en el Pabellón de La Albericia ante unos 1.200 espectadores.

 

Foto: Luis A. Trapero.

 

El huracán Liberbank Cantabria Sinfín arrasó en La Albericia para conseguir el pase a la cuarta eliminatoria de Copa del Rey, tras vencer al Quabit Guadalajara por 37-28 en un cómodo encuentro que tuvo controlado en todo momento. Último triunfo del año con el que disfrutó la afición y que sirvió para despedir al equipo por todo lo alto hasta después de las vacaciones navideñas.

El Sinfín comenzó mandando en casa, con un Nacho Valles enchufadísimo ante la meta de Hombrados. El Guadalajara también respondió, pero le costó encontrar el tono necesario para superar a la defensa santanderina. Así, los de Reñones tomaron las primeras ventajas del choque, que no superaron el tanto a favor a pesar de las numerosas ocasiones que tuvieron los locales debido a las consecutivas precipitaciones de los hombres de Mariano Ortega.

El cuadro cántabro intentó sorprender a su rival con velocidad en el saque, con ataques rápidos que culminaron en el extremo derecho de Barco para alcanzar el fondo de la red, mientras en área propia neutralizaba a Chema Márquez, obligando al técnico alcarreño a solicitar tiempo muerto y sentar a uno de sus hombres de referencia. No tuvo el efecto que esperaba, pues el Sinfín siguió ampliando su casillero a manos de Lon, Torriko y Lastra (14-8).

Los del Quabit siguieron sin encontrar su lugar entre las filas santanderinas, en las que Mijuskovic tocó balones de oro para que los suyos alcanzasen una cómoda renta antes del descanso. Dimitrievski le echó garra, no solo para ejercer con firmeza las labores defensivas, sino también para encarar portería en varias ocasiones hasta el 17-12 con el que ambos equipos se retiraron a vestuarios.

No cambiaron las cosas tras el intermedio, ya que el Sinfín defendió su cancha a capa y espada, frustrando cada intento visitante de recortar distancias. Basualdo aprovechó cada posesión para firmar hasta tres goles de forma consecutiva, tanto al contraataque como desde los seis metros, y hacer que los suyos mantuviesen la hegemonía sin mayores contratiempos.

Los hombres de Reñones mostraron un despliegue tanto ofensivo como defensivo mucho más contundente que los del Guadalajara, lo que les sirvió para campar a sus anchas sobre el parqué de La Albericia, para disfrute de la parroquia local. Mijuskovic rindió a un gran nivel, convirtiéndose en otro de los grandes culpables del buen hacer cántabro.

El ataque estuvo especialmente repartido, con todos los jugadores de campo sumando. Valles se mostró infalible desde el punto de penalti, Silva no perdió oportunidad al contraataque y Cristian hizo lo propio en la recta final del encuentro, con un par de goles que levantaron a la grada. También se llevó ovaciones varias Israel Marín, sustituto del montenegrino en el último cuarto de partido y que firmó una fantástica actuación con repetidas paradas sin achantarse ante la avanzada alcarreña.

Los cántabros disfrutaron los últimos minutos de la eliminatoria, con la clasificación copera ya en el bolsillo y los ánimos de equipo y afición en alto antes del parón navideño. Ahora, los de Reñones descansarán hasta la primera semana de enero, cuando comenzarán su particular pretemporada invernal antes de retomar la competición con la primera cita del año: la cuarta y última eliminatoria de Copa del Rey.

Contestar