Categorizados | Motor

José Luis Peña sobrevive, en una etapa plagada de abandonos

Publicado el 7 de octubre de 2019

Hemos hecho un muy buen primer tramo, pero en el segundo hemos tenido un problema con las correas del variador. Hemos podido solucionarlo y llegar de noche, que no es poco”.

 

Peña, esta mañana, antes de la salida.

 

Tras un titánico y agónico esfuerzo de casi nueve horas, José Luis Peña y Rafael Tornabell han conseguido llegar a la línea de meta en la tercera etapa del Rallye du Maroc. Una jornada “dakariana” dividida en tres tramos; 80, 211 y 70 km con dos enlaces intermedios de 80 y 90 km respectivamente, que se ha dejado en el camino a multitud de pilotos -Fernando Alonso cayó en una zanja y rompió la suspensión delantera-, por lo que no es posible precisar con exactitud la clasificación general completa, ya que experimentará muchos cambios debido a las penalizaciones que se aplicarán en muchos vehículos. En cuanto a los tres primeros, que ya se conocen, en un primer momento se dio como vencedor a Nasser Al Attiyah, pero la FIA tuvo que anular parte del final de etapa por errores con el GPS y el ganador de la etapa ha sido Carlos Sainz, con Al Attiyah a 29″ y tercero Stéphane Peterhansel a 34″.

El piloto cántabro, no solo ha sobrevivido, sino que ha finalizado, provisionalmente, en la posición 26ª entre todos los coches, lo cual da idea del gran rally que está realizando el piloto cántabro.

“Hemos hecho un muy buen primer tramo, pero en el segundo hemos tenido un problema con las correas del variador, que cogían mucha temperatura. Hemos podido solucionarlo y llegar de noche, que no es poco, aunque seguramente tendremos penalizaciones”, resumía un exhausto José Luis Peña, tras llegar al vivac para descansar.

El martes, los pilotos tendrán que volver a hacer frente a más de 400 kilómetros en el desierto africano (112 km de enlace y 290 km de súper especial) en la cuarta y penúltima etapa del Rallye du Maroc y, dado la escasez de fuerzas y el estado de los vehículos, cada kilómetros puede ser el último.

Contestar