Categorizados | Balonmano

FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA 32 – SANT MARTI ADRIANENC 29

Publicado el 2 de marzo de 2019

Los torrelaveguenses rompen la racha negativa y se mantienen en puestos de fase.

 

FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA: Murillo Araujo, Josema Urrutia; Edu Fernández, Antón Setién (1), Pepe Oliver (4), Jorge Prieto (2), Genio González, Gerardo García, Duarte Batán, Borja Lombilla (2), Isidoro Martínez (3), Sergio Rodríguez (1), Alejandro González Racero (1), José Carlos Hernández (12), Dani Hernández (4) y Nico Colunga (2).

SANT MARTÍ ADRIANENC: Juan Antonio Guzmán, Joan Costa; Antonio López (2), Alex Guerrero (2), Pol Camats (3), Miguel Torres (2), Víctor Torres (1), Francesc Laliga (3), Alejandro Rodríguez (4), Pau Martínez (2), Ferrán Cisneros (2), Pol Rodríguez (4), Iván Cerezo y Adriá Cumplido (4).

 

Parciales

2 – 2, 6 – 4, 8 – 8, 9 – 10, 11 – 12, 14 – 14 descanso.

15 – 17, 18 – 20, 22 – 22, 25 – 24, 28 – 27, 32 – 29 final .

Árbitros. Pedro Eiras (CA Galicia) y José María Roy (CA Navarra).

 

Lanzamiento de Nico Colunga. Foto: Saúl Ceballos.

 

El Ford Alisauto BM Torrelavega derrotó al San Martí Adrianenc en un partido muy disputado. El equipo de Álex Mozas tuvo que sufrir hasta el final para derrotar al combativo conjunto catalán. La actuación de los hermanos Hernández, que firmaron la mitad de los goles naranjas, resultó crucial para que los cántabros pusieran fin a una racha de cuatro encuentros sin ganar.

Los locales salieron decididos a sacarse la espina de Puerto Sagunto por la vía rápida. En menos de 75 segundos, Isi Martínez ya había batido en dos ocasiones a Guzmán. El joven central leonés fue de los más activos en un inicio frenético. Los visitantes asumieron el reto y, gracias a los goles de Torres y Guerrero, se mantenían cerca del conjunto cántabro. Los de Lorenzo Rueda respondían con eficacia ante las acometidas locales y el choque discurría tan parejo como interesante. Sin embargo, el intercambio de golpes favorecía a un BM Torrelavega un poco más sólido a la hora de guardar su portería. José Carlos Hernández se inventó una rosca para establecer el 6-4. Los de Mozas dispusieron de dos oportunidades para ampliar su ventaja, pero ni siquiera llegaron a lanzar. Ante esa situación, los catalanes igualaron la contienda por medio de Laliga y Camats.

La zaga naranja tenía dificultades para cerrar con solvencia los cruces de los visitantes. Alejandro Rodríguez aprovechó un hueco para fusilar a Murillo Araújo. Camats se movía bien en seis metros y Cisneros sacaba petróleo de cada uno de sus movimientos. Poco después, el meta carioca del BM Torrelavega detuvo un penalti para evitar que los visitantes tomasen la delantera en el marcador. Sin embargo, no pudo hacer nada ante el enésimo pase filtrado a seis metros por parte de los morados.

Tras cinco minutos sin anotar, el tiempo muerto de Mozas llegó con 8-10. Poco después, Adría Cumplido fue excluido por obstaculizar un vuelo de Jorge Prieto desde el extremo. El propio Prieto transformó la pena máxima y puso fin a un parcial de 0 a 3. Sin embargo, los de casa no pudieron traducir su superioridad numérica en goles. En parte porque los colegiados dejaron sin señalar una acción clara sobre Nico Colunga.

Con las fuerzas parejas y Genio González al mando de la nave naranja, el BM Torrelavega dio un paso al frente. José Carlos Hernández convertía en gol cada pelota que pasaba por el costado izquierdo. El asturiano hizo tres dianas consecutivas que permitieron a los suyos igualar a 12 antes del descanso. En los cinco minutos finales del primer acto, los de Mozas desarbolaron por momentos a un rival muy serio. Racero completaba un parcial de 4-0 que suponía el 14-12. Sin embargo, en dos acciones eléctricas, Adrianenc logró establecer el empate con el que se llegó al intermedio.

El Ford Alisauto BM Torrelavega necesitaba ajustar mejor su defensa para poder competir por la victoria. Pero la segunda parte no comenzó como esperaban los locales. Sant Martí Adrianenc aprovechó la exclusión de José Carlos Hernández para tomar la delantera en el marcador. Los de Mozas encadenaron dos inferioridades consecutivas porque Oliver fue sancionado con dos minutos por agarrar a un contrario de la camiseta.

Tras cuatro minutos en desventaja, Antón Setién acercaba a los naranjas a un solo gol. Sin embargo, los morados no iban a dejarse alcanzar con facilidad. Menos aún cuando los pases con el pivote seguían causando estragos en la defensa torrelaveguense. La intensidad de Borja Lombilla parecía paliar esa laguna y los hermanos Hernández lo aprovecharon para igualar la contienda. Primero Dani se inventó un pase imposible para Oliver que el pivote mandó a la red. Después, José Carlos interceptó un pase para fusilar a la contra. Empate a 20 y partido nuevo.

Tras una fase de intercambio de goles, el choque entró en el último cuarto de hora igualado a 22. Justo en ese instante, Dani Hernández lanzó un pase de quaterback que su hermano transformó en la diana 23 de los cántabros. La explosión de rabia del extremo reflejaba la intensidad de un choque disputado de poder a poder. Aún con todo, Adrianenc siempre se mantuvo en partido gracias a una aportación coral y a una lectura perfecta de las debilidades naranjas.

Cuando llegó la hora de la verdad, el BM Torrelavega elevó la intensidad atrás y pudo contragolpear con eficacia. Lombilla hizo el 27-25. La situación, que parecía encarrilada, volvió a descabalgarse poco después. Una exclusión más que rigurosa señalada al propio Lombilla daba alas a un Sant Martí Adrianenc que se veían con opciones de asaltar el Trueba. Pero pudieron igualar a 28, Laliga se topó con una mano milagrosa de Murillo Araújo y una contra meteórica culminada con el décimo gol de José Carlos Hernández.

Tras el tiempo muerto de Rueda, el cancerbero carioca volvió a ganarle el duelo a Laliga. Únicamente la falta de fortuna privó a Pepe Oliver de sentenciar el choque con una vaselina que se estrelló en la madera. Quedaban tres minutos y Sant Martí se puso a uno. Los morados obligaban a los cántabros a anotar en cada acción para asegurar un marcador completamente abierto. Nico Colunga hizo el 29-27 y, sin casi tiempo para celebrarlo, Cumplido firmada el 29-28 con un lanzamiento en el que parecía no tener ángulo suficiente.

A falta de 66 segundos, Mozas pidió un tiempo muerto para diseñar una jugada de las que valen dos puntos. Tras dos pases en nueve metros, la pelota llegó a un incisivo Colunga que provocó la exclusión de Laliga y un penalti convertido por José Carlos. San Martí Adrianenc perdió la pelota en la acción posterior y el choque quedó visto para sentencia. El duodécimo gol de José Carlos Hernández redondeó un marcador que mantiene al Ford Alisauto BM Torrelavega en puestos de fase de ascenso.

Contestar