Categorizados | 3ª División, Fútbol

ESCOBEDO 0 – SELAYA 0

Publicado el 16 de diciembre de 2017

La Unión Montañesa se atasca en ataque ante el equipo pasiego.

ESCOBEDO: Rafa, Adrián, Richi, Víctor (Dani, 54), Izan, Alberto (Bubu, 56), Germán, José Luis, Héctor Marcos, Marco y Héctor Tirado.

SELAYA: Marcelo, Julio, Eliseo, Román, Martín, Pablo, Teo, Cobo, Keven (Jorge, 90), Miguel (Jaime, 13) (Julián, 90) y Javi Conde.

Partido correspondiente a la décima novena jornada del campeonato de Liga 2017/18 en el Grupo III de 3ª División, disputado en el campo Eusebio Arce.

Dirigió el encuentro el colegiado José Francisco García Lozano. Mostró tarjetas amarillas a Bubu e Izan, por parte local, y a Pablo, Jaime, Eliseo, Teo, Cobo y dos a Martín (85′), por parte visitante.

El Escobedo no pudo poner la guinda a una sensacional primera vuelta del campeonato, al no lograr pasar del empate sin goles ante el Selaya en el Eusebio Arce.

La Unión Montañesa ha sumado un solo punto en las dos últimas jornadas y tendrá que esperar a los partidos dominicales para saber si finaliza la primera parte del campeonato en puestos de fase de ascenso.

Los pasiegos sumaron un punto tras dos derrotas consecutivas, que no les aleja demasiado de la zona roja, pero dando su merecido valor al punto logrado a domicilio ante uno de los grandes esta temporada.

El Escobedo llevó la iniciativa, con llegadas al área rival, aunque no demasiado claras, destacando una buena ocasión en el tramo inicial, en un remate de Germán a la base del palo que sacó bien Marcelo, y un disparo desde fuera del área de Héctor Marcos que se fue fuera por poco.

La segunda mitad continuó en la misma línea, con un Selaya defendiéndose muy bien durante todo el encuentro, aunque sin presencia ofensiva.

Las ocasiones corrieron a cargo de los locales, como en un mano a mano de Héctor Marcos con Marcelo, que detuvo el guardameta., o en una vaselina de Germán, que también interceptó el cancerbero.

Tras una salida de Marcelo fuera del área, un centro permitía a José Luis rematar de cabeza a puerta vacía, marchándosele por alto.

Los camargueses lo siguieron intentando sobre todo a balón parado, sin lograr que se moviera el marcador, incluso en el tramo final cuando el equipo pasiego se quedó con diez efectivos por la expulsión de Martín.

Contestar