Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

DS BLENDIO SINFÍN 32 – CONDES DE ALBAREI TEUCRO 27

Publicado el 2 de febrero de 2019

El conjunto santanderino comienza la segunda vuelta de la mejor manera posible, dejando la permanencia virtualmente conseguida.

 

Fotos: Luis A. Trapero.

 

DS BLENDIO SINFÍN: Villamarín (p), Diego 1, Valverde, Postigo 1, Ángel Iglesias 6, Silva 5, Dimitrievski 7 (4p), siete inicial; Salvarrey (p), Torriko 7, Lastra, Sola 1, Valles 2 (1p), Lon 2,

CONDES DE ALBAREI TEUCRO: Santana (p), Poveda 1, Iván Fernández 1, Davor Cutura 7 (4p), Fischer 9, Cangiani 3, Bela 1 siete inicial; Jorge García (p), Rial 1, Gehrhardt 1, Piovarck, Pereiro 1, Mosquera, Sergio Pérez 2.

 

Parciales:

1-2, 4-4, 7-7, 10-9, 12-12, 15-13 descanso.

17-16, 22-17, 25-19, 27-22, 30-25, 32-27 final.

Pabellón Municipal de la Albericia: 1000 espectadores.

Árbitros: Fernández Molina y Murillo Castro (federación andaluza). Excluyeron a Diego por el DS Blendio Sinfín, y a Poveda y Rial en dos ocasiones, e Iván Fernández y Davor Cutura, por el Condes de Albarei Teucro.

 

 

Elías Fernández | Tras la disputa del Mundial de Balonmano, retornaba el DS Blendio Sinfín a la competición, recibiendo en la Albericia a un Condes de Albarei Teucro que llegaba a Santander con necesidad de sumar para salir de puestos de descenso.

Sin ser precisamente el mejor partido del conjunto santanderino, ni defensiva ni ofensivamente, y sin cuajar la portería una de sus mejores actuaciones, el Sinfín rompió el partido en el primer cuarto de hora del segundo tiempo, aprovechando unos momentos de inspiración que coincidieron con un par de exclusiones recibidas por el conjunto pontevedrés, con la que dispararon la diferencia hasta el 26-19 que reflejaba el luminoso sobrepasado el ecuador del segundo tiempo, tras un gol desde la línea de siete metros de un infalible Dimitrievski.

El arranque de partido no pudo ser peor para el conjunto cántabro, que en un afán de buscar a Lon en seis metros se encontró con varias recuperaciones defensivas del 6-0 del Teucro, que fueron aprovechadas para coger una rápida renta de 1-4 gracias a los goles de un Guillermo Fischer que con sus lanzamientos desde nueve metros fue el autor de seis de los siete primeros goles de su equipo, con los que el Teucro mantenía la delantera en el marcador a punto de llegarse del ecuador de este primer tiempo.

El 6-0 defensivo local era incapaz de llegar a tiempo para taponar los lanzamientos del lateral izquierdo del cuadro pontevedrés, que acababan una y otra vez en las redes de un Villamarín que mediada la primera parte cedía su puesto en portería a Salvarrey, mientras que otro factor importante fue el descanso que Luis Montes dio su máximo realizador en el minuto dieciocho.

El acierto de Ángel Iglesias desde el extremo, de Dimitrievski especialmente desde los siete metros, y la irrupción desde el banquillo de Ander Torriko, junto a las exclusiones sufridas por el conjunto gallego, hicieron posible que los pupilos de Reñones le diesen la vuelta al resultado y obtuviesen una ventaja de dos goles con las que se alcanzó el intermedio.

Tras el paso por vestuarios, un nuevo gol del internacional argentino Guillermo Fischer, el séptimo en su cuenta, dejaba la diferencia reducida a la mínima expresión, aunque en seguida, un eléctrico Torriko que penetraba cual cuchillo entre la mantequilla entre el 6-0 pontevedrés con sus fintas y su velocidad endiablada, conseguía situar la máxima diferencia hasta entonces, 20-17, a la vez que Davor Cutura era excluido por protestar una decisión arbitral.

Poco después, otra exclusión de Rial fue aprovechada por el Sinfín para jugar durante unos instantes 6 contra 4, y aprovechando una perdida en la circulación del Teucro, anotar Dimitrievski desde propia pista aprovechando que Teucro jugaba sin portero la inferioridad.

Dos goles consecutivos de Ángel Iglesias aprovechando el desconcierto ofensivo del cuadro gallego, situaba un 23-17 sobrepasado el minuto 40, que motivó el tiempo muerto de Luis Montes, que veía como en un abrir y cerrar de ojos se le escapaba el partido.

La dinámica era muy favorable a un Sinfín que situaba la máxima ventaja en el luminoso tras el cuarto gol desde la línea de siete metros de Darko Dimitrievski, que colocaba un 26-19 que parecía definitivo llegados al minuto 46.

El míster visitante intenta una doble defensa individual sobre Valles y Torriko para dificultar la circulación de balón en el ataque del Sinfín, algo que surtió su efecto con algunas pérdidas que no tuvieron más castigo gracias a la aportación de Salvarrey, que cuajó un buen cuarto de hora final con varias intervenciones de mérito con las que el Teucro solo pudo bajar la diferencia hasta los cinco goles evitando males mayores, y en ataque retira al portero para jugar 7 contra 6, situando a su máximo artillero Fischer en el pivote, en una decisión de lo más discutible, ya que en esa posición su aportación fue nula, quedándose en los nueve goles que llevaba mediada la segunda mitad.

Intercambio de goles en la recta final de partido, con un Davor Cutura infalible desde los siete metros, al que daba réplica Torriko para mantener una cómoda ventaja de cinco goles, con la que se llegó al final del partido.

Contestar