Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

DS BLENDIO SINFÍN 30 – ABANCA ADEMAR LEÓN 28

Publicado el 18 de mayo de 2019

El Sinfín rompe su mala racha con un brillante triunfo ante el Ademar, en el último partido en La Albericia.

 

DS BLENDIO SINFÍN: Samuel (p), Salvarrey (p), Diego, Valverde, Pla (7), Torriko (7), Postigo (1), Lastra, Solá, Leo, Basualdo, Lon (7), Valles (6), Iglesias, Dimitrievski (2).

ADEMAR LEÓN: Biosca (p), Slavic (p), López (7), Simonet (1), Juanín (6), Carou, R. Pérez (5), Vieyra (1), Ligetvári, D. Fernández, J. Fernández (1), Acacio (2), G. Pérez (2), Mosic (1), Pesic (2), Robles.

 

Parciales:

1-3, 4-5, 6-5, 9-6, 9-8, 12-11 (descanso).

15-13, 18-17, 22-19, 26-23, 27-25, 30-28 (final).

Árbitros: Macías de Paz y Ruiz Vergara. Excluyeron a Diego (2) por el DS Blendio Sinfín, y a Mosic y Acacio por el Ademar León.

Incidencias: Partido de la vigesimonovena jornada de la Liga ASOBAL, celebrado en el Pabellón de La Albericia ante unos 1.000 espectadores.

 

Fotos: Luis A. Trapero.

 

El DS Blendio Sinfín termina en fiesta el último partido en casa de la temporada, en el que puso en aprietos al Ademar León hasta derrotarlo por 30-28. Tarde especial la vivida en La Albericia, no solo por el resultado cosechado, que rompe una prolongada dinámica negativa, sino también por las despedidas de Samuel Ibáñez y Héctor Solá como jugadores del club.

Los del Sinfín quisieron gastar su último cartucho para poner fin a una racha de nueve partidos sin conocer la victoria y apelaron al poder de La Albericia, el que les ha acompañado durante toda la temporada, para despedirse de los suyos brindándoles una alegría más. Y así saltaron al campo, con el rival bien estudiado y las cosas claras para hacer daño desde el comienzo a un clásico de la Liga ASOBAL. Empezando desde la defensa, con un Samuel que brilló desde los primeros compases y con un habitual centro defensivo que estuvo apoyado por Basualdo y que rindió a pleno rendimiento, forzando las imprecisiones de los visitantes.

Aún con todo, los de León comandaron el juego pero sin lograr despegarse de los de Reñones más allá del gol de diferencia. Eran Torriko, Lon y Dimitrievski quienes hacían que esto fuera posible con sus respuestas inmediatas a cada tanto visitante, lo que unido a otro par de paradas del guardameta castellonense, hicieron virar el partido a favor del Sinfín. La escuadra santanderina no solo fue capaz de dar la vuelta al marcador, sino que además comenzó a tomar la iniciativa ante el bloqueo ofensivo ademarista.

El cuadro leonés alargó su sequía todo un parcial, hasta que Mario López anotó desde el punto de penalti el séptimo para los suyos, mientras que los locales acusaron las precipitaciones en situaciones de pasivo, lo que le facilitó la tarea al Ademar en sus intentos de igualar de nuevo la contienda. Reñones, viendo el ligero bajón de sus pupilos, solicitó tiempo muerto pero la jugada terminó con el balón en manos de Biosca y Rodrigo Pérez corriendo a la contra para poner el 9-9 que volvió a equilibrar la balanza.

Ambos equipos lucharon de tú a tú, sin amedrentarse ante cada acierto rival y ni tampoco tras cada error propio. Valles y Pla fueron los últimos en marcar antes del descanso, siendo el santanderino autor de dos tantos consecutivos, tras otra parada más de Samuel, con los que puso el 12-11 sobre la bocina, para regocijo de la afición sinfinera.

Tras el descanso, de nuevo saltó el Sinfín con el cuchillo entre los dientes, ahora con Solá como inquilino del extremo derecho en su último partido en La Albericia. Samuel, quien también se despidió de la hinchada santanderina, lo hizo con casi un 40% de efectividad gracias a intervenciones de lo más meritorias, como una parada a un contraataque de Juanín García o varias apariciones ante los potentes lanzamientos de la primera línea leonesa.

Si la defensa santanderina fue determinante, no perdió protagonismo el ataque, en el que Pla destacó con goles de todos los colores, varios de ellos consecutivos y al contraataque después de ganar cada centímetro en el robo de balones que él mismo se encargó de ejecutar. La conexión con Lon también echó humo durante prácticamente todo el encuentro, encontrando huecos imposibles entre una defensa leonesa de gran envergadura que no pudo cortar los pases que le llegaron una y otra vez al pivote y que mandó al fondo de la red en todas ellas.

Torriko no quiso ser menos y se unió al festín de goles con los que el Sinfín tomó una renta considerable en el luminoso (25-20, min.17) que parecía traer algo de tranquilidad de cara a la recta final. Sin embargo, el Ademar resurgió de sus cenizas para neutralizar casi por completo la diferencia favorable a los de casa, aprovechando las pérdidas de los locales y afinando la puntería, no sin dificultad, ante la portería de Samuel.

A Valles no le tembló el pulso entonces y, con sangre fría, se jugó varios tiros que permitieron a los hombres de negro mantener las opciones de triunfo hasta el final. Incluso a pesar de un par de despistes que hicieron que el esférico cayese en manos visitantes, momentos en los que volvió a aparecer Samuel para convertirse en un verdadero muro y erigirse como el salvador del cuadro cántabro.

Las alarmas se encendieron con el empate a 28-28 pero los del Sinfín demostraron que ansiaban dos puntos que se hicieron de rogar demasiado tiempo y aguantaron la tensión los minutos finales. En ellos, Torriko se encargó de erradicar cualquier esperanza leonesa de sacar algo positivo de La Albericia, tras colocar con dos tantos consecutivos el 30-28 final.

Contestar