Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

DS BLENDIO SINFÍN 19 – BARÇA LASSA 32

Publicado el 15 de marzo de 2019

Los santanderinos cedieron frente al incontestable líder, pero dando la cara ante el poderío azulgrana.

 

DS BLENDIO SINFÍN, 19: Villamarín (p), Samuel (p), Salvarrey (p), Diego (1), Valverde, Nikolai, Pla, Torriko (4), Postigo (1), Lastra, Solá, Basualdo, Silva (7), Lon (3), Valles (3), Iglesias.

BARÇA LASSA, 32: Pérez de Vargas (p), Moller (p), Tomás (6), Entrerríos (2), Sorhaindo, Andersson (1), Ariño (5), N’Guessan (2), Gómez (5), Syprzak (1), Petrus, Dolenec (1), Mem (1), Duarte (1), Ilic (5), Fabregas (2).

 

Parciales:

1-3, 3-7, 6-10, 7-12, 8-13, 9-15 (descanso).

10-18, 12-20, 15-24, 18-27, 19-31, 19-32 (final).

Árbitros: Merino Mori y Moyano Prieto. Excluyeron a Diego, Silva, Postigo y Torriko por el DS Blendio Sinfín, y a Syprzak, Gómez, Mem y Duarte por el Barça Lassa.

Incidencias: Partido de la vigesimosegunda jornada de la Liga ASOBAL, celebrado en el Pabellón de La Albericia ante unos 2.170 espectadores.

 

Foto: Luis A. Trapero.

 

El DS Blendio Sinfín encontró un freno con nombres y apellidos en su compromiso contra el Barça Lassa: Kevin Moller. Los santanderinos cedieron frente al incontestable líder (19-32), pero sin achantarse ante el poderío azulgrana y, a pesar de que se vieron sometidos ya desde el inicio, supieron plantarle cara en determinadas fases del encuentro.

Un par de intentos de abrir la lata de goles del partido en ambas áreas dieron por inaugurada la 22ª jornada en un Pabellón de La Albericia abarrotado. A Andersson le costó dos minutos y medio anotar el primer tanto de la tarde y tuvo que seguirle Fábregas antes de que los cántabros, de la mano de Diego en el pivote, inaugurase el casillero local. A pesar de mantenerse cerca en los primeros minutos, el cuadro catalán ya funcionaba a pleno rendimiento y fue aprovechando los errores propios y forzados de los de casa para tomar una cómoda ventaja desde el comienzo.

No se desanimó el Sinfín, ni tampoco los más de 2.000 aficionados que se dieron cita en las gradas de La Albericia. Silva se elevó una y otra vez ante unas filas rivales que se antojaban kilométricas, para firmar cuatro tantos consecutivos que dieron oxígeno a los suyos, mientras que el resto de sus compañeros no tuvieron tanta fortuna ante Moller.

De no ser por el guardameta, infranqueable desde el punto de penalti con tres paradas a Valles, Iglesias y Torriko, los de Reñones se hubiesen acercado peligrosamente a los azulgranas. No solo estuvo firme en las penas máximas, ya que tampoco le tembló el pulso ante los lanzamientos que le llegaron desde los seis y los nueve metros o al contraataque. A excepción del portugués, tan solo Torriko, Valles y Lon fueron capaces de superarle en esta primera mitad.

El danés le hizo tope al Sinfín, quien, por otra parte, no puso tantas facilidades en defensa como en el partido de ida. La imponente primera línea del Barça tuvo en varias ocasiones problemas para encontrar hueco en el muro creado por Diego, Nikolai y Valverde, así como por Samuel en portería. Mientras, Silva siguió haciendo daño en ataque con sus múltiples cañonazos, que llegaron a ser siete al final de la tarde, pero el Barça exprimió el juego con sus extremos para irse al descanso disfrutando de una más que cómoda renta (9-16).

En el segundo periodo los de Reñones estuvieron ligeramente más atinados de cara a portería, pero Moller siguió truncando los intentos del Sinfín en los momentos de mejoría del juego santanderino. Los goles de Silva, Torriko y Lon fueron muy celebrados, como lo fue especialmente el parcial de 3-0 que le endosaron al líder Valles, Silva y Postigo, este último con un robo de balón al salir del banquillo y un tiro a portería vacía justo después de que el lateral portugués realizase un lanzamiento idéntico.

La hinchada cántabra siguió alentando a los suyos y aunque el triunfo visitante estaba ya asegurado, los locales ofrecieron algo más de disfrute a sus seguidores, muestra del carácter guerrero que caracteriza a los hombres de negro. Las paradas de Villamarín y un penalti de Valles fueron lo último que pudo verse por parte local, antes de que el gol del último Hispano que quedaba por salir a la pista -a excepción de Pérez de Vargas, que no tuvo minutos-, Raúl Entrerríos, certificase el 19-32 favorable a los visitantes.

Contestar