Categorizados | Balonmano, Destacados

CONDES DE ALBAREI TEUCRO 29 – FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA 27

Publicado el 21 de diciembre de 2018

José Carlos Hernández lidera una gesta histórica del BM Torrelavega, que se mete en octavos de Copa del Rey.

 

Fotos: Mónica Patxot/pontevedraviva.com

 

CONDES DE ALBAREI TEUCRO: Jorge García Lloria, Javier Santana José Manuel Rial (1), Samuel Gómez (6), Davor Cutura (11), Carlos Gehrhardt (3), Guillermo J. Fischer (1), Dani Hernández, Samuel Pereiro (2), Cristian Remeseiro, Alberto Garrido, Domingo J. Luis Mosquera y Sergio Pérez (5).

FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA: Josema Urrutia, Marco Krimer; Edu Fernández (1), Antón Setién (2), Pepe Oliver (4), Jorge Prieto (3), Gerardo García, Duarte Batán (1), Borja Lombilla, Isidoro Martínez (2), Sergio Rodríguez (2), Alejandro González Racero, José Carlos Hernández (11) y Nicolai Colunga (1).

 

Parciales:

3 – 1, 4 – 2, 6 – 5, 8 – 9, 10 -10, 13 – 11 descanso.

17 – 16, 19 – 19, 22 – 22, 25 – 23, 25 – 24, 29 – 27 final.

Árbitros. Antonio Merino y Fco. Javier Moyano (CA Castilla León).

 

Juan Herrería | Nunca jamás una derrota había sido tan dulce para el Ford Alisauto BM Torrelavega. Los de Álex Mozas perdieron por 29-27 ante Condes de Albarei Teucro en el partido de vuelta de la tercera ronda de la Copa del Rey. Sin embargo, el golaverage acumulado en la eliminatoria clasifica al equipo naranja para octavos de final. Es la segunda vez en la historia que un equipo de Plata se clasifica para esta manga de la competición copera. El primero fue Secin Gruop BM Alcobendas el año pasado. El segundo ha sido un Ford Alisauto BM Torrelavega que, de la mano de un José Carlos Hernández imperial, se ha hecho un hueco entre los dieciséis mejores de la Copa.

Tras un emotivo homenaje a Dani Hernández, el BM Torrelavega dejó claras sus intenciones desde el inicio. Con Pepe Oliver y Sergio Rodríguez defendiendo en el centro, los naranjas comenzaron serios atrás. La amenaza constante de Cutura obligaba a una defensa más adelantada que el talentoso central serbio aprovechó para combinar fácilmente con el pivote. Sin embargo, los naranjas estaban bien plantados sobre la pista.

Cuando el choque estaba cogiendo ritmo, los colegiados ordenaron parar el choque por la condensación que había en torno a la portería defendida por Marco Krimer. Un hecho insólito que mantuvo el encuentro en suspenso durante más de media hora. Finalmente, tras 45 minutos de espera, se reanudó el partido en un ambiente realmente frio y enrarecido. El receso no le sentó muy bien al conjunto de Mozas. A pesar de defender con rigor, los naranjas erraron tres oportunidades claras para incrementar su tanteador. García Lloria se inventó la parada del partido en el minuto siete y José Carlos Hernández mandó otra pelota al poste. A los cántabros les hacía falta marcar y lo hicieron desde los siete metros gracias a un lanzamiento con rosca de Hernández. La situación se enderezó por completo cuando Edu Fernández provocó una exclusión que permitió atacar con más comodidad a los suyos.

El BM Torrelavega era una muralla y José Carlos Hernández un puñal que veía la puerta como un arco iris. El extremo igualó a 5 cuando habían transcurrido 13 minutos. Su efectividad era un regalo para los torrelaveguenses. Hizo seis de los siete primeros tantos visitantes y parecía ser el único capaz de batir a un García Lloria magistral. La movilidad del pivote Samuel Gómez era el único lunar en un BM Torrelavega altamente competitivo. El corpulento jugador local provocaba penalti tras penalti para mantener con vida al Teucro. Sin embargo, eran los naranjas los que transmitían mejores sensaciones. Cuando el partido llegó al minuto 20, los de Mozas lograron ponerse por delante gracias a un gol de Sergio Rodríguez. Tras el tiempo muerto de Montes, los cántabros no bajaron el nivel defensivo. En parte porque Mozas fue administrando los esfuerzos de los suyos para que la intensidad no decayera en ningún momento. Ni la exclusión de Edu Fernández logró debilitar el entramado defensivo visitante. Además, en la otra parte de la pista, el ataque fluía con mucha más regularidad. Jano Racero se inventó un pase de la nada para que Tate Batan pusiera el 9-10.

Con verdaderos problemas para marcar en juego posicional, el Teucro se sacudió el dominio torrelaveguense en le tramo final del primer acto. Cutura era un seguro desde los siete metros. Marca y generaba juego para el resto de sus compañeros. El serbio lideró a su equipo hasta un parcial de 3-0 que volteó el marcador. Edu Fernández cortó la sangría y Marco Krimer se encargó de tapiar su portería justo cuando los suyos perdieron a Mojo durante dos minutos. Al descanso se llego con dos de ventaja para los locales. Un resultado que mantenía abierta la eliminatoria para el segundo acto.

En la reanudación, ambos equipos trataron de ganar por KO. El choque se convirtió en un intercambio de goles de todos los colores que terminó sonriendo al BM Torrelavega. Oliver provocó una exclusión que derivó en una situación clara de lanzamiento para José Carlos Hernández. El extremo igualaba a 16 y el choque entraba en una nueva dimensión.

Cutura y Hernández vivían su particular duelo de anotadores. Al margen del “galáctico”, el BM Torrelavega sujetaba con eficacia a los jugadores azules. Además, Krimer aparecía en los momentos críticos para aportar un punto extra de confianza a una defensa muy bien estructurada. Por si fuera poco, los de Mozas desplegaron jugadas de mucho mérito frente al arco de Santana. Hernández firmaba el 19-20 tras una asistencia de Oliver.

La casta y el coraje de Teucro salió a relucir en el ecuador del segundo acto. Los de Montes lograron un mini parcial de 2-0 que neutralizó Pepe Oliver tras un gran pase de Edu Fernández. El BM Torrelavega competía realmente bien. De hecho, en una inferioridad, José Carlos Hernández se permitió el lujo de irse por velocidad de su par y anotar su décima diana con una rosca marca de la casa. Era el empate a 22.

Sin embargo, un nuevo acelerón azul situó el marcador 24-22 y provocó el tiempo muerto de Mozas. A pesar de que el golaverage ya sonreía a los visitantes, la eliminatoria estaba en el alero. De hecho, se movía en el filo de la navaja, en un margen en el que un gol de cualquier de los dos iba a resultar determinante. En los diez últimos minutos, Teucro apretó atrás. Los azules sobre marcaban la segunda línea y los naranjas tenían más dificultades para ver portería. Con 26-24 y Jano Racero excluido, el BM Torrelavega logró recuperar dos pelotas atrás. La primera la paró Krimer con la cara. La segunda, la provocó un omnipresente Hernández con una falta ofensiva. La hazaña naranja la remató Oliver con el tanto número 25.

Sin embargo, todavía quedaba mucha tela por cortar. Los locales cambiaron a 5-1 y ahí aparecieron los jugones vistantes. Martínez para Colunga y pelota a las mallas. Tras el tanto, vino un gol rápido de los locales y una acción en la Isi Martínez provocó la exclusión de Pereiro.

Quedaban 2:30 y tuvo que aparecer Krimer para que los cántabros tuvieran la opción de sentenciar su pase a cuarta ronda. Tras una jugada embarullada y un tiempo muerto de Mozas, llegó la jugada del partido. Con amenaza de pasivo, Isi Martínez se coló hasta seis metros para batir por bajo a Santana. Un gol de pillo que vale un pase a octavos. El tiempo muerto cambio de banquillo. Con 28-27, a los naranjas le valía encajar un gol más para seguir adelante. Pero no debían hacerlo en poco tiempo. Sin embargo, Marco Krimer adivinó la intención de Cutura y desvió la pelota para sentenciar el pase naranja a octavos de final de la Copa del Rey.

El tanto postrero de Gehrhardt únicamente sirvió para maquillar un resultado histórico para un Ford Alisauto BM Torrelavega que se ha colado, por méritos propios, en los octavos de final de la XLIV Copa de S.M. el Rey.

Contestar