Categorizados | Balonmano

BM TORRELAVEGA 29 – AGUSTINOS ALICANTE 29

Publicado el 21 de octubre de 2017

El BM Torrelavega firmó un amargo empate ante Agustinos Alicante, después de dominar 50 minutos del partido.

Acción de Nico Colunga. Foto: Saúl Ceballos.

Acción de Nico Colunga. Foto: Saúl Ceballos.

BALONMANO TORRELAVEGA: Murillo Santana, Pablo Salvarrey; Edu Fernández (), Vicente Benito (4), Pepe Oliver (1), Saúl Campo (2), Genio González (), Dalmau Huix (4), Alberto Pérez (1), Sergio Rodríguez (3), Ramiro Merino, Marcos Dorado (2), José Carlos Hernández (9), Nico Colunga (3) y Alex Alonso.

AGUSTINOS ALICANTE: Paco Padilla, José María Martín, Javier Cardenal.; Iván José Montoya (1), Ulises Bueno, Ignacio Mirallave (11), Didac Villar (2), David Stankovic (1), David Soriano (1), Francisco Javier Bernabéu (2), Víctor Recio (3), Jorge Jimeno, José Muñoz Soler, Pablo Martínez , Cristian Esteban Moll (1) y Natan Suárez (7).

Parciales:

4 – 2, 6 – 5, 8 – 7, 12 – 9, 14 – 10, 17 – 12 descanso.

19 – 14, 23 – 15, 25 – 19, 26 – 24, 26 – 26, 29 – 29 final .

Árbitros: Jordi Ausas y Miquel Florenza, del C.A. de Cataluña.

El Balonmano Torrelavega terminó salvando un punto frente Agustinos Alicante en un partido. Tras recibir un parcial de 0-8, los de Soto se vieron obligados a marcar en la última jugada para rescatar un empate de un encuentro que parecía teñido de naranja.

Dalmau Huix. Foto: Saúl Ceballos.

Dalmau Huix. Foto: Saúl Ceballos.

Con la “Grada Naranja” apretando desde el inicio, el partido arrancó con un BM Torrelavega comenzó como una apisonadora. En tal solo 2 minutos y medio, Pablo Salvarrey había parado un lanzamiento y su equipos firmado tres goles a la velocidad del rayo. Los torrelaveguenses se habían propuesto no dejar ni un solo resquicio a la esperanza alicantina y trataron de dejarlo claro desde el inicio.

Los de Soto firmaban una hoja de lanzamientos inmaculada, respondiendo con rapidez a cada gol materializado por los visitantes. El plan naranja funcionaba a la perfección. Tanto que la tempranera exclusión de Alberto Pérez no tuvo ninguna incidencia en el marcador. De hecho, con 6-4 en el electrónico, los locales no supieron convertir en gol dos salidas a la contra tras recuperación de balón.

Tras el tiempo muerto de Óscar Gutiérrez, los cántabros regresaron a la cancha con la intención de que su superioridad en el juego se trasladase también al marcador. Sin embargo, los levantinos resistían perfectamente cada dentellada que lanzaba el conjunto local. El choque se movía en una renta de dos goles sin que los azules lograsen reducirla ni los naranjas incrementarla. Tratando de cambiar esa dinámica, Gutiérrez cambio la defensa a 5-1. La variante táctica le vino mejor a los de casa que encontraban mucho huecos entre el extremo y el lateral. Primero Dalmau Huix y luego José Carlos Hernández encontraron buenas posiciones para batir a Padilla. Una nueva diana de Saúl Campo provocó la exclusión de Stankovic y el partido parecía abrirse un poco más.

Gracias a una defensa de manual y a una excelente selección de lanzamientos, los naranjas consiguieron cinco goles de margen. 14-9 tras un lanzamiento en carrera de Saúl Campo. Un pase de genio de Didac Villar permitió a Víctor Recio cortar la sangría. El tramo final del primer acto fue rácano en cuanto a goles. Agustinos Alicante ajustó un poco la defensa y los de casa tuvieron más complicaciones para lanzar con comodidad. Un lanzamiento imposible de Nico Colunga dejaba las cosas 17-12 al término de la primera parte.

El paso por vestuarios trajo a la pista a Murillo Santana y a Genio González como director de orquesta. Sin embargo, el protagonista fue José Carlos Hernández. El extremo asturiano transformó un penalti y convirtió en arte un vuelo desde la izquierda. Él dio el primer paso de un camino que supieron continuar el resto de sus compañeros. Tanto fue así que ni la exclusión de Vicente Benito socavó las prestaciones del BM Torrelavega. La enésima recuperación de la zaga local la convirtió la aprovechó Hernández para lanzar a los suyos siete por delante, 21-14. Los visitantes poco podían hacer ante una lectura de juego realmente. Genio González convirtió en sublime el arte de la asistencia para que Marcos Dorado continuará hurgando en la herida alicantina. 23-15 y tiempo muerto de Oscar Gutiérrez.

El receso reordenó las ideas foráneas y los azules lograron un mini parcial de 0-2. Una mano milagrosa de Murillo Santana unida a un tiempo muerto de Soto cortaron la acometida de Agustinos. Vicente Benito volaba desde la derecha para firmar un tanto balsámico y en la acción siguiente era Sergio Rodríguez el que encontraba con facilidad el camino del gol. El acelerón alicantino quedó en una anécdota pero la decisión táctica de atacar con ocho, prescindiendo del portero, había comenzado a hacer mella.

No contentos con eso, los visitantes metieron una marcha más. Tanto que lograron encender las alarmas locales con un parcial de 0 a 5. Del 26-19 se pasó a un 26-24 tras una contra en solitario de Didac Villar. El choque no había terminado y la luz que guiaba con acierto la ofensiva local parecía apagada. Los cántabros perdieron cuatro balones prácticamente consecutivos. Un penalti convertido por Nacho Mirallave acercaba a los alicantinos a un solo gol, 26-25. Quedaban siete minutos y medio para el final y Agustinos Alicante logró empatar el encuentro. Fue a 26, gracias al undécimo gol del lateral levantino.

Nadie en el Trueba podía creerse lo que pasaba. Ni siquiera los jugadores. Cuando Pepe Oliver rompió la sequía local, el choque estaba empate a 27 y el parcial había crecido hasta ser de 0-8. Afortunadamente para los intereses locales, la acción de su pivote internacional trajo consigo la exclusión de Moll. El BM Torrelavega defendió esa jugada como se defiende una vida y Vicente Benito forzó un nuevo penalti y una nueva exclusión. José Carlos Hernández batía a Padilla. 28-27.

En la siguiente jugada, Oscar Gutiérrez erró en los cambios y dio entrada a un jugador de pista cuando tenía dos excluidos. Los árbitros se percataron del error y señalaron una nueva exclusión. Parecía que la historia tendría final feliz. Sin embargo, por increíble que parezca, con tres jugadores de campo, Natan Suárez recuperó el balón y empató a la contra. Quedaba un minuto pero la emoción y las sorpresas no habían terminado.

El BM Torrelavega dispuso de un ataque contra tres jugadores para dar un paso hacia la victoria pero el lanzamiento de Vicente Benito lo repelió el larguero. De atacar para ganar a defender para no perder. El tiempo muerto de Gutiérrez desató la tensión en el Trueba. Más aún cuando, tras un golpe franco, Natan Suárez sorprendió a la muralla local con un lanzamiento en apoyo rapidísimo. Quedaban 22 segundos y los locales estaban obligados a marcar para rescatar un punto. En una jugada contra cuatro efectivos de campo, Vicente Benito mandó la pelota a la malla justo antes de alcanzar el 60. Jamás un gol sobre la bocina dejó un regusto tan amargo.

Be Sociable, Share!

Contestar

*




 
  • Encuesta


    • ¿En qué posición crees que acabará el Racing la temporada?

      Ver resultados

      Loading ... Loading ...