Categorizados | Balonmano

BM NAVA 27 – BM TORRELAVEGA 26

Publicado el 14 de octubre de 2017

Un gol segoviano a dos segundos del final dejó sin premio a los torrelaveguenses.

VIVEROS HEROL BM NAVA: Ernesto Sanchez, Yeray Lamariano; Ismael Juárez (4), Álvaro Seabra, Agustín Casado (8), Burno Virseda (2), Carlos Villagran (2), Darío Ajo, Alberto García, Andrés Alonso, Antonio Llopis (4), Alexandre Tello (3), Tomislav Brakocevic, Alonso Moreno (1), Filipe Martins (3) y Pablo Rodríguez.

BM TORRELAVEGA: Murillo Santana, Pablo Salvarrey; Eduardo Fernández (4), Vicente Benito (2), Pepe Oliver (2), Saúl Campo, Genio González (1), Dalmau Huix (2), Sergio Rodríguez (2), Ramiro Merino (1), Marcos Dorado (1), José Carlos Hernández (3), Alan Villalobos (2), y Nicolai Colunga (6).

Parciales:

2 – 2, 3 – 3, 4 – 5, 5 – 7, 9- -9, 10 – 11 Descanso.

11 -14, 12 – 15, 16 – 15, 19 – 19, 24 – 23, 27 – 26 final.

Árbitros: Alejandro Núñez y Jorge Rodríguez.

Juan Herrería | El Balonmano Torrelavega desempolvó el traje de súper héroe y rozó la campanada en la cancha del líder. Los de Diego Soto tutearon sin complejos a un Viveros Herol BM Nava que estuvo contra la cuerdas durante varias fases del encuentro. Un gol de los segovianos a dos segundos para el final dejó sin premio a un equipo que demostró no haber perdido el ADN que le llevó a disputar la fase de ascenso el curso pasado.

Y es que el equipo naranja se plantó en el frontón de Nava con la intención de bajar de la nube al conjunto que prepara Dani Gordo. Los naveros aún no conocen la derrota en lo que llevamos de temporada y habían resuelto prácticamente todos sus compromisos con cierta holgura. En frente, un BM Torrelavega que encaraba el choque como una oportunidad de oro para espantar los fantasmas generados con la derrota ante Grupo Covadonga de la semana pasada. Así las cosas, los cántabros salieron respondones desde el inicio. Con la defensa a pleno rendimiento, un magistral Nico Colunga dirigía a los suyos con eficiencia. Un mini parcial de 1-4 provocaba el primer tiempo muerto local.

Con 4-6 en el marcador y Dalmau Huix marcando goles a pares, los segovianos entendieron que el choque no iba a ser un paseo. Así, tras una breve fase de intercambio de goles, Viveros Herol BM Nava lograba igualar el tanteador a 9 y provocaba el primer receso solicitado por Soto. El partido era de poder a poder, con dos escuadras muy serias sobre la pista y un partido en el que cada gol era un tesoro. Un tanto sobre las bocina de Juárez dejaba las cosas 10-11 tras 30 minutos de buen balonmano por parte de los torrelaveguenses.

Con la lección bien aprendida, los cántabros salieron a por todas después del intermedio. El empate logrado por Nava fue un anécdota ya que los de Soto desarbolaron a su adversario gracias a los goles de Colunga, Benito y Edu Fernández. 11-14 y alarmas locales encendidas a plena potencia.

Con su equipo necesitado de soluciones, Dani Gordo se encomendó a uno de los jugadores más determinantes de la categoría. Agus Casado se echó el equipo a la espalda y sacó a los suyos del atolladero. Dos goles seguidos del lateral más un tercero de Isma Juárez devolvían al partido la igualdad de la primera parte.

El intento de fuga naranja quedó en una anécdota ya que ninguno de los dos contendientes lograría escaparse de nuevo. Ambos equipos competían de poder a poder y el más mínimo desequilibrio propiciaba que el marcador se resquebrajase. Así, la exclusión de Nico Colunga a falta de 10 minutos para el final desencadenó un parcial de 3-0 liderado por Casado. Los torrelaveguenses, acostumbrados a fajarse hasta el final, encajaron bien el golpe y supieron rehacerse gracias a los tantos de José Carlos Hernández, Sergio Rodríguez y Edu Fernández. La segunda diana de Pepe Oliver en el encuentro establecía el empate a 24 cuando restaban 3 minutos y medio para el bocinazo final.

El final del choque auguraba muchos nervios y así fue. BM Nava tenía la iniciativa en el marcador pero el BM Torrelavega respondía con acierto a cada estirada de los locales. Los dos goles de Agus Casado encontraron réplica en sendas acciones de Alan Villalobos y Nico Colunga. Quedaban 38 segundos y Dani Gordo pedía tiempo muerto. El tanteador era de empate a 26.

En la suerte de los instantes finales, Antonio Llopis encontró el camino hacia el arco de Murillo cuando únicamente quedaban dos segundos para que el choque terminase en tablas. De este modo, el BM Torrelavega encadena su segunda derrota liguera consecutiva aunque sale tremendamente reforzado de su visita a la cancha del líder.

Contestar