Categorizados | Balonmano

Tags |

BIDASOA IRÚN 27 – DS BLENDIO SINFÍN 23

Publicado el 13 de enero de 2019

Los de Reñones estuvieron cerca de la remontada, pero acabaron cayendo en el primer amistoso del año.

 

El DS Blendio Sinfín comienza el año con derrota, tras caer este sábado por 27-23 ante el Bidasoa Irún en el primer amistoso de pretemporada invernal. Los cántabros volvieron de Eibar sin un resultado positivo con el que estrenar el 2019, en un partido que dominaron los vascos de principio a fin y, a pesar de que los visitantes apretaron en los instantes finales, la remontada no llegó a culminarse.

A los del Sinfín les costó entrar en el partido, cosa que no sucedió en el bando amarillo. Tras varios intentos, Dimitrievski abrió el casillero de los suyos mientras los irundarras se mostraron más concentrados en ataque, sin problemas para encontrar portería en los primeros minutos. Lastra se sumó en la faceta anotadora desde el extremo izquierdo, dejando a su compañero de puesto, Cristian Postigo, el extremo derecho, debido a las molestias que dejaron fuera del partido a Iglesias y Solá.

El juego santanderino siguió resintiéndose, por lo que Reñones se vio obligado a solicitar tiempo muerto, apenas sobrepasado el minuto 11, para mover piezas en busca de solución para lo que no terminaba de funcionar. Fue el momento de apostar por Aarón Pardo, juvenil del Liberbank Sinfín Dosa, convocado por primera vez con el primer equipo, que selló una buena actuación en su debut.

Los porteros también rotaron durante todo el choque y Samuel tomó el relevo de Villamarín, para frenar nada más salir otro intento de los vascos de poner tierra de por medio. Aún así, la defensa del Sinfín no llegó a alcanzar su nivel óptimo y en ataque las cosas tampoco iban a mejor, puesto que estuvieron más de un parcial sin marcar, cuando Pla puso fin a la sequía goleadora.

El amistoso contra Bidasoa Irún fue también una ocasión para las pruebas y Reñones optó por dar minutos a los jóvenes. Valverde, Lastra, Nikolai, Pardo y Pla coincidieron en pista durante determinadas fases del encuentro, y fueron autores de buenas acciones, como los tantos del primero elevándose sobre la defensa rival. Samuel se mostró muy entonado y con él llegó una ligera mejoría defensiva, aunque el colchón de goles de Bidasoa fue suficientemente abultado como para no ver peligrar su dominio al llegar al descanso con el 16-9.

El conjunto cántabro adoleció de falta de intensidad defensiva durante todo el partido, ante un ataque irundarra que no hizo más que engrosar su cuenta particular. Diego y Postigo fueron de los pocos que consiguieron superar a Xoan Ledo en el comienzo de la segunda mitad, lo que hizo que la victoria santanderina se diese prácticamente por descartada.

Sin embargo, como suele suceder con los de Reñones, nunca se les debe dar por perdidos y conforme pasaron los minutos ajustaron las labores defensivas y comenzaron a plantear serios problemas a los irundarras tras recortar algo de terreno perdido (21-15, 45′).

El partido entró en un vaivén del dominio del juego, pues los del DS Blendio Sinfín volvieron a pagar caro varios errores consecutivos en ataque y los locales dudaron en apretar de nuevo para recuperar algo de la ventaja perdida. Poco les duró, pues los de Reñones tomaron de nuevo el testigo y con Salvarrey como defensor de la meta santanderina en la recta final, se acercaron hasta los cuatro goles de desventaja.

Jacobo Cuétara fue quien paró el crono entonces, pero los suyos, lejos de saber poner freno a los visitantes, se encontraron con un conjunto santanderino peleón que redujo aún más la diferencia, hasta los dos tantos a falta de apenas tres minutos para el final, cuando Pardo robó un balón que terminó al fondo de la red a manos de Torriko al contraataque.

A pesar de tocarla con los dedos, la remontada quedó en agua de borrajas, pues de nuevo un par de imprecisiones hicieron que los del Bidasoa Irún aprovechasen para dar por concluida la cita con algo más de contundencia, al subir al marcador el 27-23 definitivo.

Contestar