Categorizados | Balonmano

ARS NARANJAS DE PALMA DEL RÍO 31 – FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA 27

Publicado el 24 de noviembre de 2018

Los errores propios condenaron al equipo cántabro en El Pandero. (Vídeo).

 

ARS NARANJAS PALMA DEL RÍO: Ignasi Admella, Samir Montes (1); Ignacio del Castillo (4), Raúl Morales (), Ildefonso López, José Antonio Consuegra (7), Nemanja Bojicic (1), Jesús Morales (6),Carlos González (1), Yoel Moreno (1), Eloy Krook (2), Ángel Povedano (2), Julio Morgado (6) y Diego Cristian Reyes.

FORD ALISAUTO BM TORRELAVEGA: Murillo Araújo, Marco Krimer; Edu Fernández, Pepe Oliver (3), Jorge Prieto (8), Genio González, Gerardo García, Duarte Batán (1), Borja Lombilla (3), Isidoro Martínez (2), Sergio Rodríguez (3), Ramiro Merino, Alejandro G. Racero (1), José Carlos Hernández (5) y Nico Colunga (1).

 

Parciales:

3 – 1, 4 – 2, 5 – 5, 7 – 8, 11 – 10, 14 – 12 descanso.

18 – 15, 20 – 17, 23 – 19, 25 – 23, 27 – 24, 31 – 27 final.

Árbitros: Antonio Javier García y José Antonio Huertas (CA Andalucía).

 

 

 

Juan Herrería | El Ford Alisauto BM Torrelavega fue víctima de sus propios errores en su partido ante el ARS Naranjas Palma del Río. Los cántabros vieron como se les escapaba un encuentro muy parejo en el que las pérdidas de balón y la mala puntería lastraron su rendimiento.

El choque comenzó ambos equipos defendiendo en 6-0 y los dos porteros en plan frontón. Marco Krimer hizo tres paradas en los primeros cuatro minutos, mientras que Admella sacó las dos primeras acometidas de Gerardo García desde el extremo. Así, con la igualdad como denominador común, los andaluces consiguieron su primera ventaja cuando Pepe Oliver fue excluido. Sin el pivote del BM Torrelavega sobre la cancha, los locales lograron un parcial de 3-1 culminado por un tanto desde su campo de Yoel Moreno.

Cuando la exclusión cambió de bando, el conjunto torrelaveguense recuperó las sensaciones y volvió a meterse en el partido. Más aún, cuando el Palma del Río perdió a un segundo jugador por protestar. Sin embargo, ni en una situación de Gerardo García solo contra el portero, ni en la acción posterior, en la que Edu Fernández estrelló la pelota en el poste, lograron estrechar el marcador. En los diez primeros minutos, Genio González era el más clarividente en labores ofensivas. Las internadas del central entre 1 y 2 causaban estragos en la zaga cordobesa. Sin embargo, Admella desbarataba casi todas las superioridades generadas por el veterano central del BM Torrelavega. Después de desperdiciar hasta cuatro ocasiones claras de gol, Mozas decidió pedir tiempo muerto.

Tras el receso, José Carlos Hernández se inventó una rosca desde el extremo que devolvía las constantes vitales a los morados. La zaga cántabra continuaba produciendo a buen nivel y los goles era cuestión de tiempo. Prieto culminó a un parcial de 0 a 3 para empatar a cinco. Con el tanteador igualado, el BM Torrelavega recurrió a un providencial Borja Lombilla para darle la vuelta la electrónico. Del 5-2 se pasó al 6-7.

El tiempo muerto solicitado por Montesinos trató de cortar la reacción de los visitantes. Tras un gol de Sergio Rodríguez, Morales sacó del lodo a Palma del Rio en un contragolpe que parecía destinado a fracasar. A pesar de que la defensa visitante seguía a un nivel alto, las pérdidas de balón privaban a los de Mozas de romper un partido igualadísimo. En el tramo final del primer acto, los palmeños lograron combinar bien con su pivote y encontraron una vía de agua en la muralla morada. Así, debido a una inferioridad rigurosísima señalada a Isi Martínez, los de Montesinos consiguieron una renta de dos antes del descanso.

Un tanto desde seis metros de Morgado descorchó el periodo definitivo de un partido disputado de poder a poder. Con 16-13, Marco Krimer sacó de forma milagrosa dos contragolpes que eran medio gol. Esas dos intervenciones del argentino sostuvieron al BM Torrelavega en el arranque. En esa tesitura, José Carlos Hernández hacía el 16-15, pero el partido no pintaba nada bien para los intereses visitantes.

El juego con el pivote estaba haciendo un destrozo en la zaga morada y cada pérdida de pelota era castigada con un contragolpe fulgurante de la escuadra preparada por Montesiones. Moreno establecía el 18-15 que provocaba el tiempo muerto de Mozas. A los cántabros les tocaba remar contracorriente y para eso debía recuperar las sensaciones defensivas del primer acto. Sin embargo, el choque era un correcalles del que salían mejor parados los cordobeses.

Consuegra y Morgado formaban un tándem letal para los intereses del BM Torrelavega. La situación se tornó en muy complicada cuando José Carlos Hernández fue excluido dos minutos por agarre reiterado y Consuegra elevaba la renta local a seis. Los cántabros estaban noqueados. El resurgir morado vino de la mano de un tanto salvador de Borja Lombilla, una parada de Murillo Araújo, recién incorporado al choque, y un lanzamiento balsámico de Nico Colunga, que limpiaba las telarañas de la escuadra local.

Los visitantes cambiaron a una defensa 5-1 y lograron recuperar tres pelotas seguidas. Sin embargo, no fue suficiente para minimizar la renta palmeña. Es verdad que las sensaciones eran mucho mejores pero el equipo necesitaba un plus que llegó desde el banquillo. Mozas optó por atacar con siete y José Carlos Hernández lo aprovechó para materializar una vaselina marca de la casa que forzaba el tiempo muerto de Montesinos. Con 24-21 y doce minutos por disputarse, el BM Torrelavega debía dar un paso adelante para llegar con opciones al tramo final del choque. Sin embargo, el ritmo pausado marcado por Consuegra dificultaba mucho la reacción morada. Cada ataque local era un largometraje pero los cántabros no perdieron nunca la fe. Jano Racero acortaba la renta cordobesa a dos.

Cuando los nuestros tenían a tiro meterse en la disputa total del choque, Pepe Oliver fue excluido y la luz torrelaveguense se apagó momentáneamente. Sin su bastión defensivo, los cántabros encajaron un tanto rápido y cometieron una falta en ataque. 27-23 a falta de seis minutos A pesar de que los morados lo intentaron hasta el final, una parada de Admella en un contragolpe con el marcador 28-25 sentenció el partido. En la acción posterior, Consuegra apuntillo a un combativo Ford Alisauto BM Torrelavega.

De este modo, aunque Isi Martínez le puso picante al tramo final, el conjunto cántabro cayó con justicia ante un equipo que cometió menos errores en los momentos determinantes del partido.

3 Comentarios en esta noticia

  1. RESCONORIO Says:

    Nunca lograré entenderlo. Es la segunda división del balonmano español, por qué pitan dos colegiados andaluces si hay en liza un equipo andaluz. Quieran o no seguro que son parciales.
    Si vale ese ejemplo por qué cuando juegan los cántabros en casa, tanto Santoña
    Cómo Torrelavega por qué no pitan árbitros cántabros?

  2. Emilio Says:

    Si miras las designaciones semanales, podrás ver como árbitros catalanes, vascos, gallegos etc. et.c etc., arbitran partidos de equipos de su comunidad contra equipos de otras comunidades, que igualmente “Quieran o no seguro que son parciales”, te animo a que lo mires y te sorprederas.

  3. Resconorio Says:

    Si ya lo sé Emilio, pero si compruebas a Santoña y Torrelavega no les pitan árbitros cántabros en casa

Contestar