Categorizados | Balonmano, Destacados

Tags |

ÁNGEL XIMENEZ AVIA PUENTE GENIL 26 – DS BLENDIO SINFÍN 27

Publicado el 9 de febrero de 2019

El Sinfín sigue con la racha en la cancha cordobesa sumando su tercer triunfo consecutivo.

 

ÁNGEL XIMÉNEZ-AVIA PUENTE GENIL, 26: De Hita (p), Lombes (p), Costa (2), Jiménez (2), Monteiro (4), Cuenca (1), Castro (4), Tuá, Moyano, Chaparro, Rudovic (9), Chispi (3), Vázquez (3), Martín, Consuegra, Almeida, Lombés, Alonso (1).

DS BLENDIO SINFÍN, 27: Villamarín (p), Samuel (p), Salvarrey (p), Diego, Valverde, Nikolai (1), Torriko (6), Postigo (1), Lastra (1), Solá (2), Lon (6), Valles (8), Iglesias, Dimitrievski (2).

 

Parciales:

1-3, 2-5, 3-6, 6-7, 9-8, 12-10 (descanso).

14-14, 17-17, 19-21, 20-23, 22-25, 26-27 (final).

Árbitros: Escoda Pérez y Sánchez Bordetas. Excluyeron a Diego y Dimitrievski por el DS Blendio Sinfín, y a Alonso y Almeida por el Ángel Ximénez-AVIA Puente Genil.

Incidencias: Partido de la decimoséptima jornada de la Liga ASOBAL, celebrado en el Pabellón Miguel Salas ante unos 700 espectadores.

 

Foto: Estefanía Hernández.

 

El desplazamiento más largo de la temporada se salda con triunfo para el DS Blendio Sinfín, que suma dos puntos de oro ante el Ángel Ximénez-AVIA Puente Genil en un partido de alternancias en el marcador que finalmente terminaron llevándose por la mínima los de Reñones. Los santanderinos supieron gestionar a la perfección la presión en los últimos compases y con un gran trabajo defensivo recuperaron el dominio perdido antes del descanso.

Buen arranque de partido tuvo el Sinfín, con una defensa especialmente concentrada en recuperar balones que el ataque, repartido entre Lon, Torriko y Nikolai, subió al marcador para marcar diferencias ya desde el inicio. Durante casi diez minutos, el único capaz de superar a Samuel fue Rudovic, el hombre de la tarde, que no tardó en hacer historia en la Liga ASOBAL anotando su gol número 1.000 en la competición al segundo minuto de juego.

El montenegrino fue quien sostuvo a los suyos y puso su firma a siete de los nueve primeros tantos anotados por los locales. También las reacciones de De Hita en portería tuvieron gran parte de culpa en la remontada pontana, que llegó a materializarse superado el ecuador de la primera mitad. Al Sinfín le costó marcar algo más de cinco minutos, hasta que Torriko rompió la sequía, pero los locales siguieron planteando problemas al ataque cántabro y aprovecharon las exclusiones casi consecutivas de Diego y Dimitrievski para tomar una ligera renta de dos tantos antes de retirarse a vestuarios con el 12-10.

Lejos de ir a más la ventaja local, el DS Blendio Sinfín empató apenas dos minutos después de la reanudación y abrió a partir de entonces una lucha de tú a tú con los de Puente Genil, en la que irrumpió Lon para hacer daño en el pivote. Anotó tres tantos desde los seis metros nada más arrancar el segundo tiempo y aunque las alternancias en el luminoso prosiguieron, Torriko, Valles y Solá tomaron la ventaja definitiva que les llevó hacia el tercer triunfo consecutivo.

El trabajo defensivo fue clave en esta nueva victoria de los de Reñones y las múltiples recuperaciones de balón les permitieron tomar una distancia insalvable para los de casa. En este periodo, se notó la ausencia de Rudovic en pista, por lo que Julián Ruiz apostó de nuevo por él de cara a la recta final, aunque el lateral izquierdo no tuvo tanto atino como en la primera parte y tan solo pudo subir a su casillero dos tantos más.

Mientras, Valles jugó sus cartas como mejor supo y se sacó de la manga varios tantos al borde del pasivo que sorprendieron en el Miguel Salas. La situación no cambió demasiado para el Sinfín y aunque los cordobeses se acercaron brevemente, supieron gestionar la presión de los instantes finales hasta llevarse el ansiado premio de la cancha pontana. Que los puntos viajarían a Santander pareció claro tras una recuperación de Solá a falta de algo más de un minuto, en una jugada que pudo complicar las cosas a los cántabros.

Reñones optó por parar el crono para pedir calma y cabeza a sus hombres y, aunque el Ángel Ximénez ajustó aún más la situación, Dimitrievski armó el brazo para marcar el último gol con color cántabro y poner fin a cualquier opción local. Poco les quedó por hacer a los andaluces, más que rematar el resultado con un último tanto de Juan Castro para cerrar el choque con el 26-27.

 

RODRIGO REÑONES:

 

 

Contestar