Categorizados | 2ª División B, Destacados, Fútbol

Tags |

RACING 1 – BURGOS 0

Publicado el 1 de noviembre de 2017

“Victoria para alejar fantasmas”. Por Javier Herrera.

Galería de FOTOS de Pablo Lanza.

PLP_8645

RACING: Iván Crespo, Gándara, Julen, Sergio Ruiz, Borja Granero, Antonio Tomás, Oscar, Quique Rivero (Javi Cobo, 46), César Díaz (Pau, 56), Dani Aquino y Héber.

PLP_8637

BURGOS: Saizar, Andrés, Javi Cantero, Julio Rico (Ayoze, 67), Borda, Adrián Cruz, Ramón (Youssef, 55), Carlos Álvarez (Iker Hernández, 61), Adrián Hernández, Abel y Eneko.

Partido correspondiente a la decimotercera jornada del campeonato de Liga 2017/18 en el Grupo II de 2ª División B, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero, ante 9.168 espectadores.

Dirigió el encuentro el colegiado gallego Manuel Casanova Cudeiro. Mostró tarjeta amarilla a Borja Granero y Javi Cobo, por parte local y a Ayoze y Eneko, por parte visitante.

GOLES:

1-0, min.73: Oscar


PLP_8768

“Victoria para alejar fantasmas”.

El Racing supo sufrir para imponerse por la mínima ante el Burgos y recuperar sensaciones positivas.

Por Javier Herrera/Arco FM | La festividad de Todos los Santos se antojaba con el ultimátum definitivo para Ángel Viadero al frente del Racing. Una situación que el propio entrenador cántabro catalogó como “el momento más delicado” tras caer derrotado en Urritxe.

El escenario para revertir la situación no era el más apropiado, ya que el Burgos llegaba a Santander con sensaciones muy positivas en el primer tramo de competición.

El ingrediente definitivo para que los peores presagios tomaran asiento en las gradas de los Campos de Sport era la plaga de lesiones que se acumulaba, especialmente en la zona de retaguardia del equipo, complicando la elección de una línea defensiva de garantías.

Se acercaba la hora del inicio del encuentro y el debate ya estaba en los aledaños del campo, al observar que el centrocampista Sergio Ruiz sería el encargado de ocupar el carril derecho, desplazando a Gándara a la zona central de la zaga. Ni siquiera los marcadores ofrecieron tregua al Racing, ya que el situado en la zona norte tuvo que ser revisado para que funcionase correctamente.

Los condicionantes no eran los más apropiados, pero con todos ellos presentes dio comienzo el partido.

Fueron suficientes dos acciones de ambos equipos para cerciorarse de las intenciones de cada uno, con el Racing con más corazón que cabeza desde el pitido inicial, con el ansia de sacar el partido adelante. El Burgos, por su parte, jugaba con la ansiedad de los cántabros y presionaba muy arriba en busca de contragolpes para conectar con Adrián Hernández y Carlos Álvarez.

El Racing lo intentaba por las bandas y buscando la espalda de la defensa burgalesa, pero se atascaba en los metros finales y no conseguía inquietar a Saizar.

Según transcurrían los minutos, el partido entraba en fase de maduración y ambos conjuntos intentaban generar peligro, pero sin descuidar su portería en exceso, con el miedo y la certeza de que el primer equipo que consiguiese anotar daría un paso de gigante para llevarse el encuentro.

PLP_8681

A pesar de la escasez de ocasiones, el Racing estuvo a punto de adelantarse en el minuto 34 con un buen remate de cabeza de Óscar tras un centro de Julen, pero el testarazo del canterano se estrelló en la madera tras una gran intervención del meta burgalés.

Ese remate fue una arenga a los más de 9.000 espectadores que poblaron las gradas de El Sardinero, que se dejaron notar durante todo el encuentro.

El tiempo de descanso llegó con la sensación de que al equipo verdiblanco sólo le hacía falta una dosis más de intensidad para sacar el partido adelante, y para ello, Ángel Viadero recurrió al hombre más adecuado para la tarea, Javi Cobo.

El canterano racinguista ingresó en el terreno de juego en detrimento de Quique Rivero, que además de protagonizar otra actuación por debajo de lo esperado, sufrió un golpe fortuito durante la primera parte que le impedía continuar.

La entrada de Javi Cobo fue un balón de oxígeno para el equipo, ya que el centrocampista hizo gala, una vez más, de sus cualidades que le convierten en un futbolista diferente, que marca diferencias.

El centro del campo no tardó en teñirse de verdiblanco con la presencia de Antonio Tomás y Javi Cobo, que le dieron más presencia al equipo en la zona ofensiva.

El Racing no tardó en notar la diferencia y, en los primeros compases del segundo acto, a punto estuvo de adelantarse gracias a un potente disparo de Julen que obligó a lucirse a Saizar.

Los cántabros parecían estar cómodos sobre el terreno de juego, tanto que ni siquiera la lesión de César Díaz fue un contratiempo, ya que su baja fue cubierta por Pau Miguélez, que debutaba en competición doméstica.

El dominio racinguista parecía ir a menos, ya que el Burgos despertaba de su letargo y poco a poco, como si de fútbol americano se tratase, sumaba metros sobre el césped para aproximarse a la meta defendida por Iván Crespo.

El partido comenzaba a tener un guión similar al de otras semanas, con el equipo cántabro perdiendo el control del juego con el paso de los minutos y, de hecho, en esa fase del encuentro el Burgos estuvo a punto de adelantarse en una buena ocasión de Adrián Hernández.

Se alcanzaba la fase decisiva del partido y el Burgos comenzaba a ver el empate como bueno, aunque el Racing aún tenía gasolina para un último acelerón.

Corría el minuto 74 cuando Dani Aquino recibía el balón en la divisoria y arrancaba con potencia para librarse de tres rivales y poner un centro desde la banda izquierda que en primera instancia no fue bueno, pero el rechace llegó a los pies de Pau Miguélez que tocó de cara para Sergio Ruiz y éste jugó rápidamente para la derecha, donde se encontraba Óscar con espacio para conectar un potente disparo raso que se coló cerca del poste derecho.

PLP_8669

El gol llenó de alegría y alivio a partes iguales las gradas de El Sardinero y el propio terreno de juego, ya que el Racing por fin parecía tener la determinación necesaria para hacerse con el encuentro.

Los minutos siguientes dejaron en evidencia la tensión del choque, ya que se produjeron diversas tanganas entre jugadores de ambos equipos.

En la fase final del encuentro, Ángel Viadero introdujo a Juanjo por Héber, aunque el de Ontaneda no pudo conectar con muchos balones.

Se aproximaba el minuto 90 del encuentro cuando los fantasmas se acercaron de nuevo a los Campos de Sport, pero Iván Crespo, como siempre, los disipó con una sobresaliente intervención con el pie cuando el equipo burgalés ya celebraba el gol del empate.

El tiempo de descuento fue un cúmulo de faltas y broncas que produjeron que no se disputase el partido prácticamente nada para beneficio de los cántabros.

El pitido final del colegiado dejó una estampa de definía perfectamente la importancia de lo conseguido por los jugadores racinguistas, que se abrazaban en el centro del campo exhaustos tras ser el primer equipo en vencer al Burgos en Liga.

En sala de prensa, Ángel Viadero no ocultó su satisfacción tras “realizar un partido completísimo” y que el equipo “se dejase la vida en el campo”.

El técnico verdiblanco elogió los minutos de Javi Cobo sobre el césped, reconociendo que aportó “mucha profundidad”, y también quiso mostrar su agradecimiento con la afición, reconociendo que “es nuestra mejor energía”.

Con esta victoria el Racing se coloca tercero en la clasificación con 23 puntos, siete por debajo del líder, el CD Mirandés.

Rueda de Prensa de Viadero:

 

 

 

Las FOTOS de Pablo Lanza:

 

 

 

Be Sociable, Share!

Contestar

*








 
  • Encuesta


    • ¿Qué 4 equipos son tus favoritos para la Fase de Ascenso en 3ª División?

      Ver resultados

      Loading ... Loading ...