Manuel Gómez Martínez “Gómez”

Publicado el 9 de Febrero de 2012

Delantero centro de gran potencia, buen disparo con ambas piernas, y hábil rematador de cabeza

Históricos en blanquiazul


Por José Manuel Holgado (*).

HolgadoManuel Gómez MartínezGómez, nació en Madrid el 1 de abril de 1933, pero siempre se ha considerado de Solares, donde creció y vivió su infancia.

Delantero centro de gran potencia, buen disparo con ambas piernas, y hábil rematador de cabeza aunque no era muy alto, Gómez se convertiría en un eficaz goleador.

Empezó jugando en el Torneo Los Barrios con el equipo de su pueblo, el Solares, luego lo haría en la campaña 1950-51 en el CD Cayón, y posteriormente jugaría en el Nueva Montaña. Con los de la fábrica permaneció hasta 1953 en que fichó por el Rayo Cantabria, jugando hasta casi el final de la temporada 1954-55 en que se incorporó definitivamente al Real Santander. Fue una gran oportunidad que Gómez no desaprovechó, debutando con los santanderinos en Primera División el 6 de febrero de 1955 en el Sardinero, perdiendo contra el Real Madrid por cuatro a cero. El Real Santander alinearía aquel día a Ortega (Ochoa); Gómez I, Barrenechea, Santín; Maristany, Villita; Sobrado, Alsúa, Magritas, Gómez II y Arsuaga. El Gómez I que le acompañó en su debut es su tocayo Manuel Gómez Pacheco, que también fue un histórico del club gimnástico.

JU0037 GÓMEZ MARTÍNEZEn el transcurso de la campaña 1957-58 cuando el Real Santander tenía opciones de ascenso a Primera División, el club le traspasó junto a Santín al Sevilla FC, que entonces estaba en apuros en Primera. Los goles de Gómez sirvieron para que los andaluces salvaran la categoría a la vez que el Real Santander perdía todas las opciones de ascender. La marcha de estos jugadores provocó que el entrenador racinguista y gran ex jugador gimnástico, Enrique Orizaola, dimitiera de su cargo.

Del Sevilla marchó traspasado en el transcurso de la siguiente temporada al RC Celta de Vigo. Las dos siguientes campañas, se quedó a las puertas del ascenso, quedando eliminados en la promoción por Real Valladolid y Real Oviedo en las temporadas 59-60 y 60-61 respectivamente. Con la siguiente temporada sin opciones para los gallegos, Gómez decide marcharse para volver de nuevo a su tierra, dejando atrás 45 goles marcados en 84 partidos con el equipo celtiña.

Y sería en la Real Sociedad Gimnástica donde Lolo Gómez jugaría únicamente una temporada, la 1963-64, en la que sin duda, demostró sus grandes dotes de delantero goleador. Jugó aquella inolvidable promoción de ascenso ante la SD Fabril, con resultado óptimo para los gimnásticos. Tras una dura batalla ante el cuadro coruñés, con dos desempates incluidos en El Molinón de Gijón, el cansancio fue clave para que Lolo Gómez no pudiera vivir el ascenso a Segunda A con la Gimnástica, cayendo ante el CF Badalona.

Debuta oficialmente con los gimnásticos en liga el 15 de septiembre de 1963 empatando a un tanto en el estadio de Las Llanas ante los anfitriones del Sestao Sport. La alineación cántabra era la compuesta por: Amador; Chirri, Varela, Chisco; Félix, Juanín; Ceballos, Antonio, Gómez, Santamarina y Laureano.

Parecía que Lolo Gómez iba a dejar el fútbol, pero no fue así. Recibe una llamada desde la ciudad donde nació, Madrid, para ofrecerle jugar en el Plus Ultra. Gómez acepta y juega dos campañas con el filial del Real Madrid. En la segunda de ellas se quedó a las puertas del ascenso a Segunda División al caer eliminados en la promoción decisiva por el que había sido su equipo, la Real Sociedad Gimnástica. En la campaña 1966-67 recibe la oferta del Real Jaén CF para que les ayude en la promoción de ascenso a Segunda División. Gómez acepta y juega el partido de vuelta de la eliminatoria decisiva ante la SD Éibar en el terreno de éste. Fue el 11 de junio de 1967, precisamente el día de Nuestra Virgen de la Capilla, patrona de Jaén. El Real Jaén caía derrotado por dos a uno con esta alineación: Emery; Cortizo, Carreño, Pablito; Bernal, Gómez; Adrián, Conesa, Haro, Potous y Cervera. Al haber ganado el club jiennense en el partido de ida, se juega el desempate final en Madrid y jugarían los mismos once jugadores que habían perdido en tierras vascas. Esta vez, en este encuentro jugado el 13 de junio, el Real Jaén CF ganó por uno a cero y ascendía a Segunda División.

Tras decir adiós al fútbol, Lolo Gómez regentó un comercio de ultramarinos, dedicándose después al ramo del automóvil. Sus hijos han seguido la estela deportiva de su padre, pues Reyes y Yolanda, las chicas, jugarían al baloncesto y voleibol respectivamente, mientras que Manu Gómez, se dedicaría al fútbol, habiendo estado en las secciones inferiores del Racing así como en la propia Gimnástica.

En su única temporada, la 1963-64 como gimnástico, marcó 19 goles en los 32 partidos ligueros disputados, pues no se disputó la Copa aquella campaña.

ESCUDODELAGIMNASTICA

Otras publicaciones de la serie “Históricos en blanquiazul“ (ver)

Compartir:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Add to favorites

Contestar

Entrar






  • Encuesta


    • ¿Quién crees que ganará las elecciones a la Presidencia de la RS Gimnástica?

      Ver resultados

      Cargando ... Cargando ...










  • Sorteos